Los tuits de Donald Trump, el nuevo temor de las empresas

Pueden decir lo que quieran sobre sus manos, pero Donald Trump ahora tiene los pulgares más poderosos del mundo. Incluso antes de su toma de posesión como presidente, con sus diatribas en Twitter Trump asustó a los inversores con regularidad, e hizo salir corriendo a varios CEOs para salvar el precio de sus acciones.

Ninguna compañía parece a salvo (y pobres de aquellos que cierren fábricas estadounidenses). Los tuits de Trump han hecho desaparecer miles de millones de dólares de valor de acciones de  empresas públicas, y encienden boicots nacionales por clientes furiosos. Las víctimas de las atenciónes de Trump forman parte de una lista de acciones de primera clase: Lockheed Martin, Toyota, Carrier, Ford, General Motors y Boeing han estado todos en la mira de Trump, directa o indirectamente.

Una nueva industria está emergiendo en respuesta. Las firmas de consultoría, comunicaciones y asuntos públicos en Washington DC se han inundado con llamadas para ayudar a aislar a los clientes de los ataques de Trump a través de las redes sociales. Ofrecen asesoramiento estratégico para proteger a las empresas contra el escenario de pesadilla: un asalto directo por parte del presidente de los Estados Unidos. El nuevo manual de estrategia para las firmas alerta ante el impacto de un ataque por parte de Trump, e implica evaluaciones de riesgo, cultivar aliados en el Congreso, grabación de testimonios y equipos de respuesta rápida para Twitter y Facebook.

Las firmas están discutiendo los planes de crisis con los clientes para hacer frente a un tuit negativo de Trump. Varios fueron en medio de la formalización de paquetes como una especie de plan de seguro. Una firma de estrategia global dijo que había emitido una directiva para toda la empresa diciendo que los tuits de Trump deben ser tratados de la misma manera que un terremoto o una inundación. “Los estamos poniendo en el mismo nivel que un desastre natural: un evento al azar, que sale de la nada, con una poder de destrucción realmente enorme”, dijo un consultor senior.

Para Boeing, esas medidas involucraron al CEO de la compañía, Dennis Muilenburg, peregrinanado a la Trump Tower para deshacer el daño causado por la goleada de los (algo inexactos) tuits de Trump:

Luego de una reunión en la que se comprometió a reducir el presupuesto, Muilenburg alabó a Trump por “hacer un gran trabajo al comprometerse con los negocios.”

La tipificación de Trump también ha sacudido a los mercados internacionales de divisas: los comerciantes mexicanos han bromeado con que el país simplemente debería comprar Twitter por USD 12 mil millones y cerrarlo, en lugar de gastar miles de millones en defender su moneda cada vez que Trump tuitea sobre el comercio y la inmigración, informó Bloomberg.

Para algunos, incluyendo la empresa de indumentaria LL Bean, las alabanzas de Trump pueden ser catastróficas. Luego de un tuit de apoyo de Trump, la compañía de Maine se enfrentó a una reacción violenta de los clientes, prometiendo lanzar sus mochilas y prendas de vestir:

Mientras tanto, la marca de zapatillas New Balance está luchando contra su propio boicot luego de que su CEO apoyara la política de Trump sobre los acuerdos comerciales internacionales, y un blogger neonazi declarara a las New Balance como las “zapatillas oficiales de los blancos.” (New Balance, una de las pocas empresas de calzado que hace la mayor parte de su producción en los EE.UU., indicó que rechaza la intolerancia o el odio en cualquier forma).

Para afrontar la situación, los expertos aconsejan la defensa proactiva, dice Andrew Shore del bufete de abogados Jochum, Shore y Trossevin de DC. “Esconderse y ocultarse no es una estrategia,” dijo Shore, lobista y ex empleado del Congreso Republicano.

En primer lugar, dice Erica Richardson, especialista en comunicaciones de empresa, las empresas deben evaluar sus vulnerabilidades basadas en su industria, las prácticas laborales, la legislación pendiente, la actividad política de los empleados y otros factores. Ella sugiere reforzar las relaciones existentes con los aliados en la administración Trump o el Congreso, así como establecer otros nuevos, para protegerse contra los políticos que se preparan para copiar las tácticas de Trump. “No me sorprendería si este enfoque abre la puerta a los miembros del Congreso, a raíz de su ventaja en las redes sociales”, dijo. Las empresas también deben prepararse para una crisis con sus equipos de respuesta rápida munidos con fichas técnicas, testimonios de clientes y el contenido pre-aprobado para Twitter, Facebook y otros canales para desafiar la fuerza de la narrativa en cuestión de horas, si no minutos.

El peso de la retórica de 140 caracteres de Trump está creciendo. Los seguidores de Trump en Twitter ya eran más de 20 millones antes de asumir la presidencia, y se añadieron otros 14,5 millones de seguidores a través de la cuenta @POTUS (aunque muchos pueden solaparse). Con este megáfono, Trump puede dirigir la atención pública adonde quiera, en un instante.

Trump mentía habitualmente como candidato, y ha seguido haciéndolo como presidente (más recientemente diciendo a los legisladores que millones de inmigrantes no autorizados le robaron el voto popular). Twitter permite que Trump se desvíe de los medios de comunicación y su comprobación de los hechos, y amplifica sus mensajes, muchos de los cuales son tomados retomados por las cadenas simpatizantes tales como Fox y Brietbart Noticias. Cada tuit pone en marcha un proceso automatizado en sí mismo. Cada vez que @realdonaldtrump tuitea, miles de algoritmos informáticos entrar en acción, informa MarketWatch, lo que provoca que las acciones se compran y se vendan, y envíe alertas a los inversores.

A medida que el presidente ha forjado una realidad alternativa para millones de estadounidenses, algunos de sus colegas republicanos están promoviendo el feed de Twitter de Trump como la única fuente de verdad, por encima de las fuentes independientes y los medios de comunicación:

Hasta ahora la mayoría de los expertos han aconsejado a las empresas que la mejor estrategia es apaciguar a Trump y su equipo. Pero es sólo una cuestión de tiempo antes de que algunas empresas contraataquen, dice Richard Levick, que dirige la empresa de comunicaciones con el mismo nombre. “Yo creo que en un futuro no muy lejano habrá una empresa, probablemente una empresa de tecnología, que haga el cálculo tal como lo hace Trump y diga, ‘Podemos lograr más poniéndonos de pie y luchando,'” dice. “Una vez que eso ocurra, todas las otras compañías seguirán el ejemplo. En ese momento, él será visto como el rey sin vestiduras”.

Julie Hootkin, ejecutiva de la agencia de relaciones públicas GlobalStrategyGroup, sostiene que la oposición activa de Trump va a ser una estrategia ganadora. “La suposición es que Trump realmente puede hacer daño a su reputación”, dice Hootkin, cuya firma trabaja con clientes de tendencia demócrata. “Muchos valores de las marcas corporativas están alineados con la diversidad, la inclusión y el cuidado del medio ambiente. Para aquellas empresas, ser confrontadas por Trump puede no ser tan malo. Puede ser un muy complemento para mejorar su reputación”.

Para esta estrategia, ya existe una plantilla: las compañías de medios. Hasta el momento, los medios de noticias han prosperado siempre que Trump los ha señalado. El New York Times dice que vio un crecimiento de suscripción récord en 2016, aun con Trump descargando sobre el periódico:

Y un comentario mordaz de Trump Grill por la revista Vanity Fair (llamándolo posiblemente el peor restaurante en los Estados Unidos) generó una rápida réplica de Trump:

El día de ese tuit, informa Folio, Vanity Fair registró un aumento sin precedentes de nuevas suscripciones.

Vía

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *