Defender lo indefendible

Nadie debería incurrir en esa necedad. Sin embargo en Argentina se trata de una costumbre más extendida que el mate amargo. El acuerdo entre el gobierno nacional y el Correo Argentino es un escándalo. No hace falta entrar en la discusión sobre montos (según la fiscal hay una diferencia al día de hoy de unos 4 mil millones de pesos entre lo adeudado y lo que propuso pagar la empresa en cómodas cuotas y aceptó el Ministerio de Comunicaciones). Se trata de una condonación de deuda muy importante. Y la hace el gobierno de Mauricio Macri a la empresa de su familia.

Hay un problema jurídico (la Cámara debe resolver la impugnación que hizo la funcionaria judicial al considerar el acuerdo ruinoso e irresponsable), uno político (todo el arco opositor cuestionó el convenio) pero esencialmente se trata de un dilema ético. Más allá de la responsabilidad de la gestión anterior en la falta de resolución del tema durante años, está claro que no alcanza para justificar semejante concesión. Lo que más sorprende del tema Correo no es la ceguera oficial. Cerca del Presidente aseguran que esta decisión no implica costos políticos y que obraron de manera “transparente” para “solucionar un problema que les dejó el kirchnerismo”. Me impacta más la actitud de una legión de comunicadores que salieron en defensa del acuerdo.

El gobierno de Cristina Kirchner tuvo la principal usina de defensa de su gestión en los medios públicos. 678 fue el programa insignia de esa política. Se defendía desde la TV estatal hasta lo indefendible. No había allí ningún lugar para el pensamiento crítico. La derrota electoral de Daniel Scioli también fue abonada por esa necedad. Cambiemos cuenta con una multiplicidad de 678. “No hay tantos despidos”, “tomar deuda es positivo”, “Arribas es un funcionario probo y competente”, “el convenio con el Correo es necesario”. Van apenas algunos ejemplos. La única ventaja para todos es que la catarata de justificaciones no es solventada por fondos públicos. Por lo menos no en forma directa.

10 comentarios

  1. Clau

    14 de febrero de 2017 at 12:33

    Reynaldo: este gobierno defiende lo indefendible para poder “aguantar” el saqueo que hace – y que hizo siempre – de nuestro país. Además, en cualquier situación donde uno debe resolver problemas del que sea, antes debe realizar un diagnóstico acertado. ¿Cómo pueden hacerlos estos “incapaces” que están en el gobierno nacional, si de entrada el diagnóstico está errado, o al menos es equivocado, o plagado de caprichos? Me preocupan varias cosas: la indiferencia – o complicidad por $$$$ – de los dirigentes en general; de la ciudadanía en particular; la ignorancia manifiesta del presidente, y la serie de versos del “gurú” durán barba, que vende cosas como originales y que se encuentran en cualquier libro que trate sobre el posmodernismo, modernidad tardía o líquida o como se llame. Es decir, “trucholandia” al máximo. Ergo, el mundo real – no el ficticio que se ven en los medios hegemónicos periodísticos argentinos – nos ve y califica muy mal. Pero bueno, algún día tendrán que hacerse cargo los “ciudadanos” de lo que votan, y los políticos tendrán que pagar sus consecuencias – sin jueces y fiscales amigos y alcahuetes -. Aunque por el momento es una utopía.

  2. Jose

    15 de febrero de 2017 at 20:41

    Comparto plenamente lo mencionado por Clau, siempre la misma historia, descalificar a los que se oponen utilizando lo mas bajo, y lo sorprendente que los señores de cambiemos que son radicales apoyan estos arreglos truchos, son una vergüenza que radicales realicen estos enjuagues, cuanto extraño a politicos como Illia, Alfonsin, en fin espero que el tiempo pase pronto para echar con votos a estos crápulas.-

  3. Pablo Garcia

    15 de febrero de 2017 at 20:59

    Ojo con descalificar los argumentos del otro diciendo cosas como que defienden lo indefendible, que después te van a decir lo mismo sobre cualquier otra cosa que les parezca a ellos y no te parezca a vos. Todo el mundo tiene derecho a exponer sus argumentos lo mejor que pueda sobre cualquier tema, el resto usará su juicio para determinar si lo expuesto es razonable o no, verdadero o no, justo o no. Hasta los asesinos confesos tienen derecho a exponer su caso en una corte, no hay motivo para negarle ese derecho a nadie.

  4. Luis

    19 de febrero de 2017 at 12:18

    Deberíamos analizar con respeto el porque ganó la eleccion el actual Presidente y porque ganarón los anteriores. La diferencia ha sido muy estrecha, alguna razón hubo. La otra tiene que ver porque la “gente” no ha hecho protestas publicas contra este gobierno.
    No creo que sean estos dirigentes los mejores, pero miremos de nuevo las cartas y preguntemonos: “porque se produjo el resultado”.
    Detras de todo: que deseamos los Argentinos Contribuyentes?. Saludos

  5. María Reina

    19 de febrero de 2017 at 12:50

    Defender lo indefendible se refiere a lo absurdo de los argumentos de defensa. Los individuos tienen derecho a exponer sus argumento, sí. Pero esto es cosa pública y es evidente la falta de integridad de Mauricio Macri (y sus defensores) en este punto del Correo. Lo peligroso de este nuevo 678 multiplicado y privado es que su discurso engañoso tiene mucho mayor alcance. Y a la larga lo pagamos, sea con pauta oficial, o con los costes publicitarios que se cargan a los productos y servicios que consumimos. Es lamentable y habla realmente de nuestra pobreza cognitiva el hecho de que al hablar de la corrupción del gobierno actual siempre salte un periodista (hoy Novaresio en La Capital) resaltando acto seguido la corrupción del anterior y la califique como “peor”. Lo hará para salvarle las papas al actual? Quizás sí. Pero muy limitados somos nosotros al comprar y reproducir ese discurso. Está en nuestras manos oponernos a cualquier corrupción, y sobre todo a la que está ocurriendo AHORA. Hagámoslo. Por nuestro bien y el de las futuras generaciones

  6. Carlos

    26 de febrero de 2017 at 21:12

    Decir que Cambiemos tiene medios al mismo nivel que los que tenía o tiene el kirchnerato es como mínimo uns burrada y tomada de pelo. El formidable aparato de propaganda K, que se componía de medios privados y estatales, no creo que sea igualado por ninguno.

    Cambiemos nunca tuvo ningún medio propagandístico; todo lo contrario. Basta leer Perfil, La Nación o Clarín para leer todo tipio de críticas, muchas veces tendenciosas y sobreactuadas, como lo es esta “nota” de Sietecase, quien como paladín de la lucha contra las Corpos trabaja para Telefe…

    ¿Qué oponas Reeeeyyyy de Página 12 que publica todas cosas negativas como lo hacía más de 20 años atrás pero en ese entonces no te molestaba como no parece hacerlo ahora?

  7. Claudia

    2 de marzo de 2017 at 12:09

    Carlos, no te parece que tenemos que dejar de ser necios en la Argentina, para cambiar de verdad?
    Defender lo indefendible es Necedad y la necedad es nuestra enfermedad. Cambiemos nunca tuvo ningún medio propagandístico??? Cómo crees que hipnotizaron a tantos que los votaron? Marketing es el mejor término para definir su campaña, la palabra CAMBIEMOS fue muy adecuada para ganar adeptos que solo leian Clarin.
    “Rey de reyes”: alguien escribió alguna vez aquí en uno de los blog para desestimar los comentarios.
    Después de la mediocridad de nuestro principito Macri entre los reyes de España, podemos decir que, haciéndolo sentir un rey, se vino mas necio, hipócrita y colon-izador que nunca. “Dormimos con el enemigo”… y lo mas lamentable no es la gente que esta en el gobierno, porque en definitiva están de paso, lo peor es la ceguera y la ignorancia de quienes creen en la retórica de este tipo de psicópatas y terminan votando muy mal.
    Nos hace pagar a los llamados buitres deudas con intereses exorbitantes (porque uno de ellos es él mismo…) pero sus deudas hacia el país que dice querer hacer crecer las reduce a un 90%. Donde quedó eso de que las deudas deben pagarse??

  8. Carlos

    6 de marzo de 2017 at 20:55

    Claudia, Claudia. No puedo tomarte en serio cuando no proporcionas argumento alguno, tan sólo escupís veneno y resentimiento. Saludos.

  9. María Reina

    7 de marzo de 2017 at 23:07

    Carlos, te cuento no soy K, no voté ni a Nestro ni a Cristina. Sin embargo, no puedo negar, como hacés vos, la manipulación comunicacional de este gobierno. ¿Qué te pasa?

  10. Claudia

    28 de marzo de 2017 at 7:41

    Lo que le pasa, es lo que pasa hoy en Argentina, que para que un argumento sea tomado en serio, primero hay que aclarar que uno NO es del partido político “opositor”, solo así tal vez se abren un poquito los oídos. Pero si uno no aclara que NO tiene puesta la camiseta política de nadie, el argumento se estigmatiza y se desoye.
    Las miserias de este gobierno y las del anterior no nos tienen que manchar, sino que nos debe encontrar a todos en un intento de cambio EN SERIO, sin pisarnos ni agredirnos, fundamentalmente, siendo CRITICOS de lo que está mal. Para dejar de ser de una vez por todas simples ratones girando siempre dentro de la misma rueda.
    Solo hay que tener un poco de empatía Carlos… VER lo que pasa en la calle, ESCUCHAR a los que no tienen las mismas posibilidades… “Los Hermanos sean unidos”, “esa es la ley primera!” porque si no…, ya sabemos…
    Soy psicoanalista, argentina, y por sobre todo una persona de bien que no comulga con nadie ni con religión alguna. LIBRE e INDEPENDIENTE.
    Yo no se quien sos vos, Carlos, lo único que me parece es que sos un defensor acérrimo y fiel y que eso te deja sin voz y sin argumento cuando decis que tengo veneno y rencores, nada de eso, de mi parte.
    Vuelvo a enviar esta respuesta porque desapareció después de unos días. Tal vez después de que la leiste.
    Respetémonos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *