lunes 23 de octubre
Noticias Locas

De perro callejero a monje franciscano

Un monasterio franciscano en Cochabamba, Bolivia, alcanzó recientemente a los titulares internacionales luego de adoptar un schnauzer abandonado, y convertirlo en uno de los suyos.

Cómo terminó el “franciscano más peludo del mundo” en el monasterio de San Francisco de Cochabamba hace cuatro meses, sigue siendo un misterio, pero lo que importa es que ahora es uno más de la familia. Carmelo, el adorable Schnauzer se hizo conocido como Fray Bigotón en Internet, luego de que las fotos con su propia pequeña túnica franciscana se hicieran virales.

Las fotos de Fray Bigotón fueron publicadas originalmente en Facebook por Kasper Mariusz Ohm, un monje del monasterio de San Francisco de Cochabamba, como parte de un concurso de mascotas en Facebook. Los monjes pensaron que sólo con su barba ya era la mascota adecuada para el monasterio, pero también le hicieron una pequeña túnica franciscana sólo por diversión.

Las fotos de Fray Bigotón fueron levantadas rápidamente por varias agencias de noticias internacionales, y compartidas miles de veces en redes sociales. Al poco tiempo, los equipos de noticias de Bolivia comenzaron a llamar al monasterio pidiendo información sobre el monje de cuatro patas que había derretido los corazones de millones en todo el mundo.

El mismo Kasper se sorprendió de que la pequeña túnica de Carmelo tuviera un efecto tan grande, llamando la atención tanto sobre su orden como sobre la adopción de animales callejeros. “El número de ‘likes’ y ‘shares’ enseguida alcanzó los miles,” dijo. “Hemos tenido visitas de diferentes canales de televisión, estaciones de radio y periódicos.”

En cuanto al nuevo monje de San Francisco de Cochabamba, su única responsabilidad está en disfrutar de su nueva y confortable vida.

“Su vida es todo jugar y correr. Aquí, todos los hermanos lo quieren mucho. Es una criatura de Dios”, dijo el fraile Jorge Fernández.

El Proyecto Narices Frías, una organización de rescate de animales boliviana, también recogió las fotos de Fray Bigotón, y publicó un mensaje animando a más iglesias y monasterios a seguir el ejemplo de San Francisco de Cochabamba. “Si sólo todas las iglesias de nuestro país adoptaran un perro y cuidaran de él como Fray Bigotón, estamos seguros de que los feligreses seguirían su ejemplo”, escribieron.

 

Dejar un comentario