lunes 23 de octubre
Interesante

Los mejores ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento son muy necesarios, ya sea para cuidar el cuerpo antes o después de realizar una actividad física o como un ejercicio en sí mismo. Tienen muchos beneficios: aumentar la circulación sanguínea, disminuir la rigidez articular, mejorar la postura, disminuir el riesgo de sufrir lesiones y flexibilizar tu cuerpo.

Consultando a profesores de educación física, kinesiólogos y fisioterapeutas, todos coinciden en que se debe ser cuidadoso al momento de elongar para así evitar posibles desgarros, no realizar rebotes para intentar llegar más rápido al estiramiento del músculo y hacer movimientos suaves y progresivos para conseguir mejores logros.

Para hacer que esta actividad sea divertida de practicar, existen varios recursos:

Esferas
Se puede trabajar con esferas inflables de entre 60 y 70 cm de diámetro, que dan soporte y ayudan a adaptar toda la columna vertebral y así hacer movimientos globales que incluyan a todo el cuerpo en un mismo ejercicio. Entregar con confianza todo nuestro peso a la pelota ayuda a relajarse y lograr resultados tan efectivos como placenteros.

Si te animas, puedes sentarte sobre la pelota, apoyar los pies firmemente sobre el suelo, dar pequeños pasos hacia adelante y dejar que el cuerpo se recueste sobre ella y que los brazos cuelguen hacia atrás. Podrás sentir toda la parte anterior del cuerpo desplegada y tu columna flexible descansando sobre la esfera… ¡es muy placentero!

Bandas elásticas
También se puede hacer uso de sogas y elásticos para ir acercándonos a las metas de a poco, ayudándonos de éstos elementos sencillos e incluyéndolos en la progresión. Acostada de espaldas en el piso, doblas las piernas y colocas la banda elástica en las plantas de los pies. De a poco extiendes las piernas mientras traccionas de las bandas, estirando un poco más cada vez hasta que formes una escuadra perfecta. Cuida los hombros para no tensarte y deja la cabeza apoyada en el piso. Lograr esta postura implica que ya estás más flexible.

La pared
Usar las paredes, sillas y elementos que tenemos a mano puede transformar un momento de ocio en un momento de ejercitación placentera. ¡Y mejor aún…Si lo acompañamos de buena música!

Un ejemplo de esto sería acostarnos sobre el piso, llevando ambas piernas hacia la pared, extendidas las rodillas, buscar respirar conscientemente y descender el pecho cada vez que exhalamos.

Es necesario cuidar que el mentón no esté ni muy cerca ni muy lejos del pecho y que la cintura quede bien pegada al piso. Este tipo de ejercicios forma parte de una técnica llamada “stretching global activo” muy difundida en Francia y España, la más recomendada por los especialistas al momento de conseguir buenos resultados.

Estirarse, desperezarse, es algo instintivo en animales y niños, de adultos vamos perdiendo hábitos innatos al adaptarnos a la vida de corridas y estrés.

Sea cual sea el modo que elijas, no dejes de estirarte. ¡Notarás la diferencia al hacerlo!

 

Dejar un comentario