Los beneficios de la meditación

Ya no hay excusa. La meditación sólo trae beneficios para el cuerpo, la mente y el espíritu (está comprobado por cientos de estudios), y además puede practicarse en cualquier lugar. En tu casa, en un lugar tranquilo, pero también al aire libre, en tu oficina o en un medio de transporte. ¿Te vas a perder las ventajas de esta práctica que está al alcance de todos?

Fuera ansiedad
Un estudio de la Universidad de Yale ha demostrado que la meditación ayuda a combatir los pensamientos  negativos y la ansiedad (también “desconecta” zonas cerebrales relacionadas con el autismo y la esquizofrenia). ¡Sólo con unos minutos de quietud al día!

Mente brillante
La agilidad mental, según científicos de la Universidad de Kentucky, aumenta en un 10% en aquellas personas que eligen la meditación sobre los que optan por otra actividad, como dormir o conversar. Aprovecha tu tranquilidad para funcionar mejor.

No hay dolor
Si reservas un tiempo diario a esta “reflexión profunda” desarrollarás mayor resistencia al dolor físico porque meditar tiene un potente efecto analgésico, hasta en los más novatos. ¡Está comprobado!

Más productividad
¿Sabías que la capacidad de concentración está relacionada directamente con la felicidad? Pues la meditación ayuda a que te concentres mejor y, por tanto, evita el estrés y favorece la productividad. Las empresas lo saben y muchas de ellas ya ofrecen programas específicos gratuitos para sus trabajadores.

Superar obstáculos
Dejar de fumar, pasar un duelo, combatir el cáncer o prevenir la caspa. La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ha concluido, fruto de una investigación, que la meditación contribuye a hacer frente a las dificultades, sobre todo aquéllas relacionadas con la salud.

Demasiado corazón
Otra de las consecuencias directas de la meditación es una reducción (en un 50%) de las probabilidades de sufrir un ataque al corazón o un infarto cerebral. Además, la presión sanguínea disminuye  y provoca un estado integral de bienestar.

Eterna juventud
La práctica milenaria de la meditación, si se lleva a cabo de manera constante y rigurosa, contribuye también a retrasar el envejecimiento celular, porque reduce la actividad del metabolismo, logra un descanso profundo y una óptima recuperación de las energías gastadas. Increíble, ¿no?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *