lunes 16 de octubre
Medios

La música en la era Spotify: las ganancias por streaming crecieron un 60% en 2016

La alguna vez enferma industria de la música ha llegado a un “punto de inflexión histórico”, marcando su segundo año de crecimiento con ingresos de 15 mil millones de dólares en 2016, según un informe.

Una mirada en profundidad sobre la salud de la industria de la música por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) ha demostrado que en 2016 hubo un crecimiento del 5,9%, que se atribuye principalmente a la adopción masiva del streaming a través del mundo.

Una historia muy diferente a la de los 15 años anteriores, en que las discográficas tuvieron un descenso del 40% en sus ingresos gracias a la piratería, las ventas físicas disminuyeron, y las tiendas de discos cerraron.

En sus primeros años, el streaming fue ridiculizado por muchos músicos y observadores como el último clavo en el ataúd de la industria. Sin embargo, con 112 millones de suscriptores pagos a servicios como Spotify, Apple Music y Tidal, lo que aseguró que el crecimiento de los ingresos de streaming se incrementaran en más de un 60% el año pasado, ahora se aclama como el salvador de la música.

Los ejecutivos de la industria dijeron que había surgido un “espíritu de optimismo”, al ser testigos del rápido aumento de personas dispuestas a pagar por los servicios de streaming, que cuestan un promedio de USD 13 al mes.

“Llegamos aquí a través de años de duro trabajo,” dijo Michael Nash, vicepresidente ejecutivo de estrategia digital de Universal Records, quien dijo que la industria de la música todavía estaba pasando por una “transformación histórica”.

“La única razón por la que ha experimentado un crecimiento en los últimos dos años, después de unos 15 años de sustancial baja, es que la música ha sido uno de los sectores de mayor adaptación en el mundo digital”.

Frances Moore, director ejecutivo de la IFPI, dijo que el cambio de suerte “no ha ocurrido por casualidad; como una industria en la que hemos tenido enorme innovación e inversión para que esto ocurra.” Moore dijo que si bien los récords de sellos y músicos del año pasado todavía se estaban adaptando a las nuevas formas de consumir música, son los que ahora impulsan el crecimiento en digital, y aseguró que el sector de streaming tenía “potencial ilimitado”.

Los artistas más populares de 2016 fueron Drake, David Bowie, Coldplay y Adele, mientras que Lemonade, de Beyonce, fue el mejor álbum del año pasado.

Dennis Kooker, ejecutivo de Sony, atribuyó gran parte del crecimiento en el streaming a una mayor competencia, con Apple Music y Tidal, ambas emergiendo como las principales fuerzas en el ámbito del streaming, junto a Spotify, durante el año pasado.

“Creo que vamos a mirar hacia atrás en 2016 como un punto de inflexión para la industria”, dijo. Kooker agregó que a pesar de que los servicios de streaming han permitido a los artistas difundir fácilmente su música sin el respaldo de un sello discográfico, cree que las discográficas todavía juegan un papel vital en la industria.

“En última instancia ahora el trabajo de los sellos discográficos es superar la cantidad de competencia que vemos por la atención del consumidor.”

Stu Bergen, CEO de Warner Music, se mostró prudente, pero animado. “Recuerden, nosotros estamos a sólo dos años de nuestra recuperación”, dijo. “Debemos permanecer alerta, llenos de recursos y ambiciosos. Ya no estamos subiendo en una escalera mecánica, pero eso no quiere decir que nos podemos relajar. Todavía estamos en las primeras etapas, en los estadios vulnerables de nuestra transformación.”

A pesar de ser el más grande nuevo jugador en la industria de la música, Spotify ha operado a pérdida la última década, reportando una pérdida operacional de 195.5 millones de dólares en 2015, aunque algunos predicen que cambiará dentro de poco.

Pero mientras que los ingresos a partir de los formatos físicos se redujeron en otro 7,6% el año pasado, las ventas físicas todavía constituyen la mayoría de los ingresos en algunos de los mercados más importantes, entre ellos Francia, Alemania y Japón, donde el 70% de los beneficios siguen proviniendo de la venta de CDs y vinilos.

La mayor caída fue de los ingresos de la descarga digital, que se redujo en más del 20%, confirmando la creencia de muchos observadores de la industria de que dejarán de existir como formato en los próximos años.

América Latina fue, por quinto año consecutivo, la región con el crecimiento más robusto en materia de ingresos por ventas de música grabada (+11,8%). El segmento digital incrementó su valor en un 44,5%, superando el promedio mundial en más de cuatro veces. Los ingresos por streaming registraron una espectacular alza del 80,4%. Los dos principales mercados de la región siguen siendo Brasil (-1,8%) y Argentina (+34,8%).

La nota de precaución de los ejecutivos de la música se originó principalmente en el problema continuo de la “brecha de valor” generado por plataformas como YouTube, con 900 millones de usuarios en todo el mundo, pero que alberga millones de videos sin licencia, y paga una fracción de las regalías de registro que corresponden. Mientras que Spotify contribuye con un promedio de USD 20 por usuario a la industria de la música, YouTube retorna menos de USD 1.

Nash dijo que “El alcance de esta desigualdad arroja una sombra sobre todo el paisaje que no puede ser ignorada. Cuanto más tiempo se permita, mayor será la amenaza para el ecosistema de la música. La brecha de valor no debe permitir descarrilar nuestra misión, hemos trabajado muy duro”.

La legislación de la UE está siendo presentada sobre una mayor transparencia y rendición de cuentas por las regalías de los servicios digitales, y también se mueven para hacerle frente en EE.UU.

También reconocieron que el streaming había dado lugar a un nuevo tipo de piratería: el stream ripping. El informe de IFPI mostró que el 46% de los jóvenes de 16-24 años había bajado ilegalmente canciones de YouTube o de sitios de streaming.

Sony, Warner y Universal todavía se dividen en sus estrategias de marketing sobre el uso del streaming. Nash dijo que la posición actual de Universal era ahora apuntar a la porción “más amplia posible del mercado” por sus lanzamientos, en lugar de trabajar con una sola plataforma, un cambio de tono desde el año pasado, cuando se habían hecho varias ofertas de streaming difícil de alcanzar.

Kooker, sin embargo, afirma que Sony lo consideraría para ciertos artistas cuando fuera “lo mejor para un lanzamiento individual”. Bergen habló de la postura de Warner, y la intención de que siga siendo así: “Hemos sido bastante claros desde el principio sobre que los acuerdos exclusivos no contribuyen al interés superior del crecimiento de todo el sector.”

Vía

 

Dejar un comentario