miércoles 18 de octubre
Interesante

¿Por qué dormimos menos en la era digital?

Si últimamente tenés más sueño que lo habitual, la causa podría estar en la palma de tu mano. Después de todo un día de mirar la pantalla del teléfono, la tablet y la computadora, puede llegar a ser bastante difícil conciliar el sueño. A continuación algunos datos interesantes sobre los cambios del hábito del sueño en la era digital:


Ritmo circadiano: el reloj del cuerpo
El cuerpo está regulado por un reloj interno que nos hace sentir con más energía o más cansados durante diferentes momentos del día. El ritmo circadiano afecta distintas funciones del cuerpo, la producción de hormonas, y los horarios de sueño. A continuación un gráfico donde se muestra la curva de la necesidad de descanso a lo largo del día:

boll-and-branch-sleeping-digital-age-infographic - Copy

– El cuerpo se prepara naturalmente para las horas de descanso a última hora del día.
– Las horas de sueño profundo se producen entre las 2:00 y 4:00 AM.

 

Darle cuerda al reloj
Un grupo de células del cerebro, el Núcleo Supraquiasmático (NSQ), controla nuestro reloj interno. A pesar de su complejo nombre, el NSQ responde a estímulos muy sencillos de luz y oscuridad.

En la mañana le avisa al cuerpo que es hora de levantarse. El cuerpo eleva su temperatura y libera hormonas que lo energizan.

A medida que el día llega a su fin y anochece, el cuerpo sabe que es hora de liberar melatonina, que es la hormona que produce el cansancio a la hora del sueño.

 

El problema con la tecnología: los mensajes contradictorios
El reloj interno del cuerpo entra en estado de confusión con la luz de los dispositivos electrónicos, y retrasa la liberación de la melatonina. En lugar de ir apagándose para dormir, el cerebro recibe la señal de que debe mantenerse despierto y alerta, lo cual dificulta conciliar el sueño y dormir profundamente durante la noche.

Estudios recientes indican que el sistema nervioso somático es particularmente sensible a la luz de longitud de onda corta que emiten los dispositivos electrónicos y LEDS.

 

boll-and-branch-sleeping-digital-age-infographic - Copy (2)

La generación digital
Los millennials (jóvenes entre 13 y 32 años) son los que más dificultades tienen para desenchufarse al finalizar el día, y esta dependencia digital afecta sus patrones de sueño.

Los estudios indican que el 95% de los norteamericanos utilizan sus computadoras, tablets, teléfonos o televisores por más de una hora en la cama, antes de dormir.

El 89% de los adultos tiene al menos un dispositivo electrónico en su dormitorio.

El 85% de los adolescentes reconoce no dormir lo suficientes (8 horas) durante la semana.

El 80% de los millenialls duermen con su teléfono al lado de la cama.

 

Los efectos de la privación de sueño
Más de 70 millones de norteamericanos sufren algún tipo de trastorno del sueño, un número que se incrementa con la proliferación del uso de los smartphones y las tablets.

La privación de sueño se ha asociado a varios trastornos de la salud, incluyendo: debilidad del sistema inmunológico, diabetes y enfermedades cardíacas.

Anualmente se producen 1500 muertes y 40.000 heridas producto de la fatiga al manejar.

Las personas que duermen menos de 6 horas diarias son un 30% más susceptibles de volverse obesos.

Las personas que sufren de insomnio son 5 veces más propensas a sufrir depresión.

 

Consejos para desconectar un poco
¿Cómo escaparle a la marea digital y recuperar el sueño perdido?

  • Establecer una rutina:
    Una rutina diaria a la hora de acostarse le indicará al cuerpo que es hora de apagarse para poder dormir.
  • Evitar la tecnología en el dormitorio:
    El cuarto de dormir debe ser un santuario libre de dispositivos electrónicos.
  • Dejar afuera del dormitorio el trabajo:
    Chequear los mails de trabajo aumenta la adrenalina y los niveles de stress.
  • Desenchufarse 1 hora antes de acostarse:
    Apagar los artefactos electrónicos y evitar las pantallas ayuda a liberar la melatonina necesaria para el sueño.
  • Libros Vs e-Books:
    Las tablets y los e-Books emiten una luz que perturba el sueño, así que es preferible volver a los clásicos y elegir libros de papel antes de dormir.

 

Vía

 

1 comentario

Dejar un comentario