La automatización afectará dos veces más a las mujeres que a los hombres

Mientras que la automatización amenaza la existencia de millones de empleos en Estados Unidos, no todos están igualmente en riesgo de ser reemplazados por un robot.

Las mujeres perderían sus empleos dos veces más que los hombres, a medida que la automatización reemplace el trabajo humano, según un informe reciente del Instituto de Análisis Económico Espacial (ISEA).

Esto se debe a que las mujeres tienen más probabilidades de ser empleadas en los trabajos que enfrentan los mayores riesgos de automatización. Por ejemplo, se espera que el 97% de los cajeros pierdan sus empleos en los próximos años, debido a la automatización. Según datos de 2016, el 73% de los cajeros son mujeres.

Pero las mujeres no son el único grupo que ISEA encontró será afectado de manera desproporcionada por el auge de la automatización.

Los trabajadores hispanos y afroamericanos son 25% y 13% más propensos, respectivamente, a perder su empleo por la automatización que los trabajadores blancos. Los trabajadores asiáticos son 11% menos probables, en comparación con los trabajadores blancos.

Los investigadores analizaron los datos de empleo de 2016 de la Oficina de Estadísticas Laborales e investigaciones de Oxford sobre qué puestos de trabajo son más susceptibles a la automatización, para averiguar qué grupos serían los más afectados por la tendencia creciente de los empleadores a preferir las máquinas sobre los trabajadores humanos.

El factor más importante, según ISEA, es el nivel de educación. Los trabajadores sin título secundario hacen frente a un riesgo casi seis veces más alto que aquellos con un doctorado de perder sus fuentes de sustento, ya que suelen ocupar los trabajos menos complejos y más fáciles de automatizar.

Los investigadores enfatizaron en el informe que las nuevas tecnologías probablemente también darán lugar a nuevos tipos de empleo, reemplazando los trabajos perdidos. Sin embargo, con las nuevas formas de empleo, no hay garantía de que estos nuevos trabajos proporcionen medios de subsistencia bien remunerados a los grupos demográficos más vulnerables.

“Las decisiones de obtener educación o emprender ciertas carreras son diversas e influenciadas por muchos factores”, dijo el profesor Johannes Moenius, director de ISEA, en un comunicado. “Pero creemos que es importante ver cómo los diferentes grupos pueden verse afectados”

Vía

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *