Si tu bebé llora, alimentarlo no es siempre la mejor idea

Alimentar a un bebé hambriento parece ser una de las tareas más elementales de la crianza; sin embargo, desde el inicio, el modo en que cada bebé se alimenta, gana peso y crece es una compleja mezcla de comportamiento y biología entre padres e hijo.

Una parte de la ecuación es saber si el bebé realmente tiene hambre, o si los padres le dan comida ante cualquier señal de molestia. Ian Paul, profesor de Pediatría y de Ciencias de Salud Pública en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania, es uno de los líderes del estudio INSIGHT, una serie de intervenciones que inició en 2011 para observar los efectos de asistir a los padres en el aprendizaje de estrategias de “paternidad responsiva”, que les ayudan a leer las señales de sus bebés. “Mucha gente aconseja a las madres alimentar a sus bebés ‘cuando lo pidan’, pero nunca definen qué significa ‘cuando lo pidan’”, dijo.

www.nytimes.com (www.nytimes.com)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *