Trump revive el miedo de las redadas migratorias y las deportaciones masivas en Estados Unidos

Anthony Barroso tenía 13 años y se alistaba para ir a la escuela cuando llegaron por su papá.

Tan pronto como abrió la puerta, supo que la media docena de hombres que estaban afuera de su casa no eran policías locales. Llevaban armas de grueso calibre y sus chalecos antibalas tenían la sigla “ICE”, de Immigration and Customs Enforcement (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos).

Ellos arrestaron y deportaron al padre de Anthony, un ecuatoriano que durante más de una década había estado trabajando ilegalmente como contratista en New Haven.

Un oficial le advirtió, mientras su hermanita lloraba, que pronto regresarían por su madre.

www.nytimes.com (www.nytimes.com)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *