Por el acuerdo entre EE.UU y Varsovia, Rusia advirtió que sus misiles ahora apuntan a Polonia

Mientras aún no se calman los cañones en el Cáucaso, el acuerdo entre Varsovia y Washington para instalar el escudo antimisiles en Polonia volvió a generar polémica en Europa. El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas advirtió: “Polonia se convierte en un blanco, en el objetivo de un ataque de respuesta”.

En tanto, antes de partir para vacacionar en su rancho de Taxas, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, volvió a reclamar la retirada rusa de Georgia, algo a lo que Moscú se niega al considerar que su presencia es necesaria como garante de paz en la región.

Frente al acuerdo alcanzado el jueves entre Estados Unidos y Polonia para instalar 10 interceptores que serán parte del “escudo antimisiles” que promueve Norteamérica, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, dijo en Alemania que “el despliegue de nuevas fuerzas de defensa en Europa tiene como objetivo a la Federación de Rusia”. El disgusto del Kremlin fue tal que el canciller ruso, Serguei Lavrov, anuló la visita que tenía prevista a Varsovia para setiembre. La prensa rusa subrayó que Polonia cambió su postura después que el Ejército ruso entrara en Georgia hace una semana.

Mientras EE.UU asegura que su escudo es netamente defensivo, el jefe del Kremlin salió a decir que «los cuentos» sobre la necesidad de contener a «países parias ya no valen». Y su jefe adjunto del Estado Mayor, Alexander Nogovitsin, fue más allá: «Polonia se convierte en un blanco, en el objetivo de un ataque de respuesta, y tales blancos son los primeros que deben ser exterminados», dijo y recordó que la doctrina militar rusa permite emplear armas nucleares en tales casos: «Lo dice claramente, las usamos contra Estados que poseen armas atómicas, contra los aliados de los Estados que poseen armas atómicas, si los ayudan en algo, y contra aquellos que albergan en su territorio armas atómicas ajenas», aseguró el general.

Más información
news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7562000/7562164.stm
www.elpais.com/articulo/internacional/elpepuint/20080816elpepiint_6/Tes
www.lavanguardia.es/lv24h/20080815/53520678590.html