martes 23 de octubre
Interesante

¿Dónde y cómo conviene comprar electrónica? ¿En Argentina o afuera?

Luego del salto abrupto del dólar, los productos electrónicos aumentaron su precio en forma exponencial. El gobierno convalidó subas de hasta el 7,5 %, pero esa diferencia repercute en el bolsillo de los consumidores.

Los electrónicos ocupan un lugar primordial en la agenda del gobierno desde el aumento del dólar. Esta cuestión repercutió en los precios de los productos importados, o cuya fabricación incluye elementos del exterior, como es el caso de los artículos provenientes de Tierra del Fuego. Además de la escalada en los valores, el retail también se vio afectado y hubo escasez en muchas góndolas de casas de tecnología.


Así, tras fuertes subas que iban desde el 15 al 40 por ciento, el gobierno fijó un tope del 7,5 y minimizó el problema aludiendo a que “no se trata de productos básicos, como alimentos”. Lo que se preguntan los consumidores ahora es:”¿Dónde y cómo me conviene comprar tecnología?”. Lo cierto es que en muchos casos, adquirir productos en Argentina puede llegar a costar hasta un 100 por ciento más caro que en el exterior, aunque siempre hay excepciones.

Como se puede observar en el cuadro de un análisis de Iprofesional.com, los productos cuyo precio supera el límite de US$ 300, a partir del cual se deben pagar tributos aduaneros, la balanza se inclina a favor de realizar la operación en el país. Sin embargo, las brechas aumentan muchísimo cuando los impuestos y otros gastos entran en juego, resultando la compra en el exterior como una mejor opción.

graficoAsí, en Miami se pueden conseguir smartphones, como por ejemplo un Samsung Galaxy Note 3, por u$s963. Considerando el tipo de cambio actual, el recargo del 35 por ciento y el tributo aduanero, este producto cotiza aproximadamente en $13.000. En un local porteño, en tanto, este mismo modelo,con la suba permitida por Kicillof, pasó a costar cerca de $9.700.

Sin embargo, en otros rubros como las consolas de juegos, las diferencias de precios van del 29% a casi el 80%. En el caso de la Wii, mientras que en Miami se puede conseguir por $1.159 -incluyendo recargo de AFIP-, en la Argentina este producto ya cotiza a más de $2.000. Lo mismo sucede con las notebooks, si se menciona a la X200 de Asus, comprarla en Buenos Aires cuesta unos $6.000, mientras que en Estados Unidos $3.200. A su vez, en el segmento de las cámaras, la brecha incluso supera el 100%, como sucede con algunos equipos de Olympus o videocámaras de Sony con calidad HD.

También hay que destacar que cuando un producto en el país cuesta tan sólo un 14 por ciento más caro que en otras naciones, como los Estados Unidos, conviene adquirirlo de forma doméstica.Ello se explica porque los planes de pagos en cuotas fijas hacen que el famoso “efecto licuado” le gane a la inflación. Es decir que aunque todo aumente, incluso los salarios, el consumidor seguirá pagando por varios meses el mismo valor.

 

Dejar un comentario