miércoles 20 de junio
Interesante

La verdadera historia de la foto de Maradona contra Bélgica

Una de las fotografías más épicas de la historia de los mundiales de fútbol en la que Maradona se enfrenta a seis belgas que lo miran con cara de pánico en España 1982, ¿es honesta?

La foto dio vuelta el globo. Diego Armando Maradona, el “10” de la selección argentina de fútbol en el Mundial que se disputó en España en 1982, avanza decidido, casi bailando en el campo de juego. Como definen en The Guardian, “Es una simple instantánea que, a primera vista, muestra la audacia de Maradona y el terror absoluto de la oposición ante la perspectiva de enfrentarlo; terror ejemplificado por la enorme cantidad que aparentemente habían sido enviados a marcar”. O al menos ese es el mito.


“El Diego” se acababa de asegurar un pase al Barcelona y estaba jugando su primera Copa del Mundo. Las expectativas en el estadio Camp Nou -el mismo que hoy abraza a Lionel Messi- eran gigantes sobre el ídolo en pleno ascenso. Los espectadores no le quitaban la vista de encima y tampoco lo hizo el novato fotógrafo de Sports Illustrated, Steve Powell a quien le asignaron una de las peores posiciones posibles en la cancha para los periodistas gráficos. Pero cuando llegó el momento en el segundo tiempo, la toma salió perfecta, como comprobaría al ver los negativos.

Maradona

“Tiene colores excelentes -el verde del pasto y el rojo ese de la camiseta de Bélgica- constrastaban perfecto, y la composición es fuerte también”, dijo Powell sobre la captura. “Hubo una enorme cantidad de suerte involucrada en poder sacarla, pero muchas fotos memorables son así. Sólo hay que concentrarse y estar listo para las oportunidades”.

Si bien la fotografía estética y simbólicamente es cuasi perfecta, en realidad es bastante engañosa. Maradona no está enfrentando a una jauría de defensores que intentan sacarle el balón sino que es una barrera que se acaba de desarmar luego de un tiro libre, como muestra este video.

Pero, en realidad, ¿importa?

Como indica el artículo ya citado, escrito por Jonny Semanas, como espectadores, no hay razón para sentirnos estafados por la verdad atrás de la fotografía de Powell. “Su imagen es, en sí misma, honesta y precisa”, dice el autor. “Es un recordatorio de un futbolista de talento excepcional. Después de todo, es por eso que nos encantó a todos, en primer lugar, ¿no?”, agrega.

Y el fotógrafo Powell está de acuerdo: “En última instancia, no se trata de la composición, de arte, ni de ese juego en particular, sino que trasciende todo eso”, dice. “Se trata de la comunicación. Comunica el poder de Maradona y el miedo que infundía. Es sobre un hombre y la relación que tuvo con los jugadores rivales”.

Vía

 

Dejar un comentario