La Nación

La Nación: «Sin copa, con orgullo»