Noticias Locas

Un hombre ve figuras artísticas en los chicitos

Andy Huot, un ingeniero mecánico de Louisville, Kentucky, pasa su tiempo libre en busca de formas artísticas en bolsas de chicitos Cheetos. Desde el año pasado, pasa horas abriendo bolsa tras bolsa, examinando cada unidad con la concentración de un conservador de museo. Con las fotografías de sus hallazgos consiguió, en Instagram, más de 40 mil seguidores.


Todo comenzó en octubre de 2013, cuando estaba trabajando en su casa. Tuvo hambre así que simplemente agarró una bolsa de Cheetos y empezó a comer. En ese momento empezó a detectar chicitos con formas humanas. Le sacó fotos y las compartió con sus amigos y familiares que recibieron con mucha gracia las imágenes.

Cheetos-art

Fue por eso que creó “Cheese Curls of Instagram”  una cuenta en la que sólo pone fotos de Cheetos que se asemejan a personas. En cuestión de horas, comenzó a obtener cientos de likes y comentarios. Y así lo hizo precisamente eso. A finales del año pasado, se había acumulado un gran número de seguidores con comentarios como: «Esta es la página más original y épica en Instagram».

Andy ahora pasa todo su tiempo libre inspeccionando este snack. Está entre 5 y 10 minutos cada mañana y 20 minutos por la noche subiendo fotos a Instagram. Trabaja 30 minutos adicionales de lunes a jueves, sólo para poder pasar la mitad del viernes en la búsqueda de nuevas figuras.

Cuando encuentra un pedazo interesante, después de fotografiarlo lo guarda en una caja hermética. “Los Cheetos parecen tener una capacidad sorprendente para conservarse: tengo algunos que son de hace ocho meses y todavía están perfectamente bien», dijo.

Lo que hace que la obra de Andy única no es sólo el hecho de que es capaz de detectar estas formas, sino que también es capaz de fotografiar y titularlas para contar una historia única.

Cheetos-art4-550x328

Ahora que su cuenta de Instagram ha sido un éxito, Andy está tratando de llevar su arte gastronómico al siguiente nivel. Creó una cuenta en la tienda virtual Etsy hace unas semanas, a través del cual se ofrecen impresiones de «alta calidad” de sus fotografías, a un precio de 20 a 25 dólares cada una.

Algunos podrían preguntarse si la obra de Andy realmente clasifica como arte, y es por eso que, a veces, duda de seguir con su emprendimiento, pero cuando lee los comentarios de aliento, se da cuenta de que todo vale la pena.

«Es fácil pensar en esto como una gran broma», dijo. «Pero hay algo mágico en darle vida a los Cheetos».