viernes 19 de octubre
Interesante

Millones de jóvenes podrían perder la audición por usar mal los auriculares

Hace pocos días se celebró el Día Internacional del Cuidado del Oído y la Audición, y para concientizar sobre la prevención, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer un estudio cuyo resultado es por demás preocupante: hay más de 1.100 millones de jóvenes en el mundo con riesgo de sufrir pérdidas de audición. La causa habitual de esta problemática es el uso de auriculares a volúmenes muy altos y en forma excesiva.


En un detallado informe presentado el pasado 27 de febrero, la OMS informa que alrededor de 1.100 millones de adolescentes y adultos jóvenes, de entre 12 y 35 años, están en riesgo de perder la audición debido al uso de dispositivos de audio personales, entre ellos los teléfonos inteligentes; y la exposición a niveles perjudiciales de sonido en lugares de ocio ruidosos, como discotecas, bares y estadios deportivos.

En los países de ingresos medios y altos, casi el 50% de los jóvenes de entre 12 y 35 años escuchan sus dispositivos electrónicos (MP3, teléfonos móviles y otros) a niveles inseguros, y cerca del 40% están expuestos potencialmente a niveles excesivos de ruido en discotecas, bares y eventos deportivos, según revela el estudio.

La OMS detalla que se considera nivel inseguro de sonido a la exposición de más de 85 decibelios durante ocho horas o más de 100 decibelios durante 15 minutos. Cien decibelios es el nivel promedio en una discoteca.

Etienne Krug, Director del Departamento de Prevención de la Violencia y los Traumatismos y Discapacidad de la OMS, recalcó que, “a medida que avanzan sobre su vida cotidiana haciendo lo que les gusta, cada vez más jóvenes están poniendo en riesgo de pérdida de la audición”.

“Ellos deben saber que una vez que pierden su audición, ésta no va a volver. La adopción de medidas preventivas simples permitirá que las personas sigan disfrutando de sí mismas sin poner en peligro su audición”, añadió.

 

 Cómo prevenir

Para lograr que la audición esté exenta de riesgos, hay varias medidas que deben tenerse en cuenta. La escucha segura depende de la intensidad o el volumen del sonido y la duración y frecuencia de la escucha. Las recomendaciones de la OMS al respecto son:

Mantener el volumen bajo al utilizar aparatos de audio personales. Para ello es aconsejable:

  • Respetar los niveles seguros de exposición al ruido. Determinar el volumen exento de riesgos en el dispositivo de audio personal ajustando el volumen a un nivel cómodo en un ambiente tranquilo, de modo que no supere el 60% del volumen máximo.
  • Utilizar tapones para los oídos al concurrir a un club nocturno, discoteca, bar, pub, evento deportivo u otro lugar ruidoso.
  • Utilizar cascos o auriculares que se ajusten bien y, de ser posible, que aíslen del ruido del entorno.

– Limitar el tiempo dedicado a actividades ruidosas. La duración de la exposición al ruido es uno de los principales factores que contribuyen al nivel total de energía acústica. Para reducir la exposición al ruido es aconsejable:

  • Hacer breves descansos auditivos. En el club nocturno, discoteca, bar, pub, evento deportivo u otro lugar ruidoso, hacer breves descansos auditivos para reducir la duración total de la exposición al ruido.
  • Alejarse de los ruidos fuertes. En lugares ruidosos, mantenerse lo más lejos posible de fuentes de sonido como los altavoces.
  • Limitar el tiempo diario de utilización de los aparatos de audio personales. Aunque es importante mantener el volumen bajo, la limitación del uso de aparatos de audio personales a menos de una hora al día contribuirá enormemente a reducir la exposición al sonido.

– Vigilar los niveles seguros de exposición al ruido:

Utilizar la tecnología de los teléfonos inteligentes para medir los niveles de exposición al ruido y conocer el riego de pérdida de audición provocada por el ruido dimanante de su aparato de audio personal.

– Prestar atención a las señales de advertencia de pérdida de audición:

Acudir a un profesional especializado en salud auditiva en caso de acúfenos (ruidos inexistentes en el entorno) o dificultad para oír sonidos agudos como el timbre, el teléfono o el despertador; para entender el habla, sobre todo por teléfono; o para seguir conversaciones en ambientes ruidosos, como restaurantes o reuniones sociales.

– Hacer revisiones auditivas periódicas:

Aprovechar los servicios de revisión periódica de la audición que se prestan en colegios, lugares de trabajo y comunidades, pues ello puede ayudar a detectar la aparición de la pérdida de audición en una etapa inicial.

 

Dejar un comentario