miércoles 19 de diciembre
Interesante

Claves para superar una crisis de pareja

¿Quién no se ha visto alguna vez agobiado porque el rumbo de su relación amorosa no va según lo previsto? ¿El enamoramiento se terminó y no quedaron ni las cenizas? Aquí te damos algunos consejos para que la salud de la pareja no decaiga y para mantener, lo más lejos posible, la tan temida palabra: ¡crisis!


Para los dos
Un básico en el manual de las parejas duraderas (y que sin embargo la mayoría suele descuidar) es generar un espacio exclusivo para los dos cada semana. El objetivo es crear momentos de disfrute en común y fomentar la comunicación. El diálogo, no lo olvides, nos permite saber siempre dónde está el otro.

Regarla cada día
Los gestos de amor cotidianos actúan igual que las dosis de agua con las plantas. Es un ejercicio constante de atención que siempre da sus frutos. ¡Empezá hoy mismo y comprobarás además cómo todo lo que uno da, vuelve multiplicado!

Lo que suma
Una actitud común en las parejas es obsesionarse con todo aquello en lo que discrepan. No insistas más: focalizate en aquellos aspectos en los que coincidís con tu pareja y así los problemas se disolverán mejor. ¡Probalo y te sorprenderás!

Y si los aprietos ya llegaron sin avisar (o sin que te hayas dado cuenta), no te preocupes. La guerra no está perdida. Toma nota de las siguientes propuestas para no perder el control, mantener la calma y hacer que vuelva todo a la normalidad.

Sin charlas
Aunque sea un tópico mundial, intentá no descargarte con las amigas en esas sesiones infinitas en torno a lo mal que anda tu relación. Esas charlas alivian al momento, pero alimentan tu percepción negativa sobre la situación: la versión que fomentas, recuerda, siempre es la tuya.

Sin vueltas
El análisis, como todas las cosas, es positivo pero en su justa medida. En exceso, quita demasiada energía mental y ni siquiera garantiza la aparición de más o mejores soluciones.  Al contrario, cuando tu mente se satura bloquea la llegada de nuevas ideas. ¡No lo dudes más: simplificá!

Sin postergación
Distraete: no dejes que siga el suplicio del martilleo mental. Ponete ya las zapatillas y salí a correr, andá al cine con una amiga o prepara algo sano y rico para comer. El secreto está en desconectar a tiempo.

Sinceridad
Planificá un momento concreto de tranquilidad para ser sincera con vos misma y con tus sentimientos. Escribí lo que te ocurre y verás que en el papel todo parece más claro. Decile adiós al drama e inspirate con tu propio texto para una visión más constructiva.

Recordá sobre todo que, para que pase el temporal, es imprescindible que cada uno asuma sus propios errores. ¡Los dos son responsables de cómo avanza la relación!

 

Dejar un comentario