lunes 25 de junio
Interesante

10 señales de que estás estresado (¡y no te diste cuenta!)

Te gusta estar pendiente de todo, verte perfecto y siempre cumplir con lo que prometés. Sos así y no lo podés evitar. Pero, atento, que a veces por estar cuidando de hacer todo bien podés descuidar lo más importante: ¡tu salud! ¿Por qué te lo decimos? Porque hay algunos signos de estrés que podés estar pasando por alto cuando en realidad te están mostrando la necesidad de bajar las revoluciones. ¡Mirá esta lista y hacete un autochequeo!


1. Dolores de cabeza frecuentes.
Podés tener de vez en cuando un dolor de cabeza, pero si se repiten sistemáticamente tal vez te estén queriendo decir algo: que necesites más descansos, más tiempos de relax y manejar de alguna manera las presiones de la rutina diaria.

2. Problemas en la digestión.
Antes comías feliz y contento, sin problemas, pero a medida que la carga de trabajo aumentó, tu digestión lo empezó a sentir. Dolores de panza, acidez… A veces lo que no podemos procesar emocionalmente, el cuerpo lo procesa como puede y los problemas en la digestión pueden ser un resultado.

3. De repente, parece que vives una nueva adolescencia… ¡te llenaste de acné!
No cambiaste tu rutina alimentaria, pero tu piel no parece la misma que hace un tiempo atrás, estás lleno de granitos y manchas. ¿De dónde salieron? De tus nervios, del estrés acumulado, de la falta de descanso… ¡Bajá el ritmo!

4. No tenés ganas de estar con tu pareja íntimamente.
Cada vez te encontrás con menos deseo de tener sexo con tu novio, se te fueron las ganas, así sin más y te angustia porque no sabes qué te pasa. La falta de deseo sexual también puede ser un signo de estrés.

5. Cambios de ánimo.
¿Perdiste el humor? ¿Estás enojada todo el tiempo? ¿Deprimida? Si notas que tu ánimo ya no es el que era y estás más tiempo sintiéndote mal que pasándola bien… revisá las razones y tus actividades diarias.

6. ¿Te surgieron algunos tics nerviosos?
Hubo una época en que te quejabas de los que no paraban de mover las piernas durante las reuniones o golpeaban constantemente una birome contra el escritorio ¡Y ahora sos vos el que no puede parar de moverse o de mantenerse quieto!

7. ¿Sientes palpitaciones frecuentemente?
Se te acelera el ritmo cardíaco y no sabes por qué, pero te pasa seguido. Estate atento a los momentos en los que te suceden estos episodios, ¿se producen en tu trabajo? ¿cuándo llegas a tu casa? Tal vez es hora de consultar con algún especialista.

8. Mareos y vómitos.
Si estás segura de que no estar embarazada, pero te la pasás sintiéndote mareada o con vómitos sin razón aparente… aunque no lo parezca estos también pueden ser signos de estrés y llamados de atención del cuerpo pidiéndote reducir el ritmo.

9. Insomnio.
Dormir siempre fue un placer que disfrutaste, todo el cansancio del día quedaba atrás después de un reparador sueño… pero ahora no podes pegar un ojo y te quedas despierto hasta bien entrada la madrugada. Los cambios en el ciclo de sueño también están relacionados con los problemas causados por el estrés.

10. Falta de concentración.
Todos podemos ser un poco despistadas, pero si notas cambios en tu forma de hacer las cosas o que te cuesta cada vez más recordar o prestar atención puede ser otra señal a tener en cuenta.

 

Dejar un comentario