domingo 24 de junio
Interesante

Consejos para trabajar desde casa

Trabajar desde casa parece un sueño hecho realidad. Manejás tus propios horarios, eliminás el viaje a la oficina y los tiempos muertos durante el día, podés llegar a tiempo al gimnasio e incluso ir a buscar a tus hijos al colegio. A simple vista, todas son ventajas. Pero para disfrutar realmente de este estilo de vida sin descuidar tus obligaciones debés organizarte muy bien. ¡Te ayudamos a hacerlo!


 

Definí tu espacio
Es importante que destines un lugar para trabajar, y que este lugar esté bien delimitado para que tu casa siga siendo tu hogar y no se convierta en una gran oficina. Puede ser un cuarto entero o simplemente un escritorio donde puedas tener todo lo necesario para tu actividad. Procurá sentirte cómoda y convertirlo en un rincón agradable, porque aquí pasarás muchas horas de tu día. Si está algo alejado de las áreas de mayor circulación, mucho mejor.

 

Acotá tu horario
Que trabajes en tu casa no significa que tu horario de trabajo sea 24/7. Establecé un horario de trabajo y no lo descuides. Claro que puede ser flexible, porque ese es el objetivo de no ir a la oficina, pero también debe ser lo suficientemente regular como para que tus jefes o tus clientes sepan cuándo encontrarte y puedan confiar en ti. Del mismo modo, pedí colaboración en casa para que tu familia comprenda que, si bien estás en el cuarto de al lado, no estás disponible a menos que realmente te necesiten.

 

Vigilá tu agenda 
La mayor ventaja del trabajo desde casa es, también, su peor enemigo. Los horarios flexibles te dan una gran libertad para hacer encargos, ir al médico, aprovechar los horarios en los que hay poca gente para ir a hacer las compras y hasta cocinar algo liviano al mediodía; pero para poder aprovechar esa libertad debes tener, también, una gran disciplina. Confeccioná una lista de pendientes y apegate a ella, establecé horarios para tomarte pausas y asegúrate de haber cumplido tus objetivos al final del día. Si procrastinas demasiado, terminarás quedándote despierta toda la noche para completar el trabajo. ¡Aprovecha bien tu tiempo!

 

¡Arreglate!
Si bien no es necesario que te maquilles y te subas a unos tacos altísimos, es esencial que tu mente reciba el mensaje de que, aunque estés en tu casa, estás trabajando. Para esto, nada como darte una ducha y ponerte bonita para enfrentar tu día laboral llena de energías.

 

Dejar un comentario