Interesante

Flyboarding: Guía para principiantes

Hace unos años encontré un video que mostraba una serie de jet packs, llamados Flyboards, que son una especie de tablas de snowboard con chorros de agua a presión que los impulsan en el aire. ¡Sabía que tenía que probarlo! Por desgracia, no pude encontrar una empresa local que ofreciera Flyboarding.


Desde entonces, sin embargo, comenzó a ganar popularidad. Incluso encontré una empresa que ofrecía el servicio cerca de la casa de mis padres, en Long Island. Sin embargo, los 200 dólares por media hora de Flyboarding no estaban en mi presupuesto, por lo que tuve que poner el sueño en espera.

A principios de abril de este año, mi novia y yo fuimos de vacaciones a Costa Rica. Mientras que investigaba las empresas que ofrecen tirolesa, encontré una llamada Sky Adventures, que también ofrecía Flyboarding por menos de la mitad del precio de la empresa de Long Island. Sin vacilar, ¡hice la reserva!

g0225086

 

La experiencia
Nos encontramos con nuestro instructor en el lago, donde nos estaba esperando con una moto de agua y el Flyboard. El Flyboard en sí es más o menos del tamaño de una tabla de skate con dos botas para los pies, similar a una tabla de snowboard. El componente crítico de la Flyboard, sin embargo, es la manguera que se conecta a la salida de chorro de la moto de agua. El agua que se bombea hacia fuera es lo que proporciona el empuje para conseguir que el usuario se mantenga fuera del agua en el aire.

Las instrucciones parecían bastante simples. Nadar lejos de la moto de agua, ubicar el Flyboard en el agua directamente debajo, mantener los pies nivelados entre sí y las piernas cerradas, y dejar que la presión del agua te empuje hacia arriba. Una vez en el aire, apuntando los dedos de los pies hacia abajo la tabla se moverá hacia adelante, y apuntándolos hacia arriba se moverá hacia atrás, levantando la rodilla izquierda se moverá a la derecha, y levantando la rodilla derecha se moverá hacia la izquierda. Qué tan alto vayas es controlado por la presión del agua de la moto, por lo que sólo puede ajustarlo el instructor.

gopr4860

Estaba listo. Me puse en posición y el instructor me dio el visto bueno. Resultó ser que el Flyboarding ¡es mucho más difícil de lo que parece!

Una vez que la mitad de mi cuerpo estaba fuera del agua, perdí el equilibrio y caí inmediatamente. Me llevó al menos dos intentos más antes de que fuera capaz de salir por completo del agua. Una vez que estaba cómodo en esa altura, el instructor apretó el acelerador… que dio lugar a múltiples choques con el agua.

Varios lanzamientos más tarde, finalmente había conseguido agarrarle la mano al Flyboarding. Incluso me las arreglé para conseguir estar a seis pies por encima del agua, a pesar de que se sentía como si estuviera dos veces más que eso. Era a la vez aterrador y emocionante sentir como si estuviera volando. Incluso intenté recordar mis instrucciones y girar en el Flyboard, aunque acabé en el agua inmediatamente.

 

Conclusión
Definitivamente vale la pena probar el Flyboarding si te da el presupuesto. El precio y la duración de la sesión varían según la ubicación, pero treinta minutos parece ser la cantidad de tiempo perfecta para un principiante. Si son más coordinados, podrían considerar una sesión de 45 minutos o de una hora de duración. Cuando mi tiempo había terminado, estaba muy dolorido y cansado de que me entrara agua por la nariz, ¡pero muy contento por la experiencia!

Vía