Interesante

La NASA le puso fecha a todos los eclipses del milenio

La NASA sabe que el 27 de enero del año 2837, un eclipse solar total pasará sobre el sur de México. Si los espectadores (nuestros descendientes o nuestros conquistadores alienígenas) tienen suerte (y es un día claro), verán algo como esto: un espectáculo que ha cautivado la gente en este planeta durante el tiempo que llevamos en la Tierra.


GettyImages-514430978 (1)

La agencia espacial sabe este dato porque mantiene un catálogo de cinco milenios de todos los eclipses (solares y lunares) que han ocurrido o va a ocurrir desde 1999 AC hasta el año 3000 DC. Incluso conocen el momento exacto, hasta llegar a la fracción de un segundo, en que tendrán lugar los eclipses.

La NASA es capaz de hacer las predicciones de eclipses porque que cuenta con todas las variables: la órbita de la Tierra alrededor del Sol, la órbita de la Luna alrededor de la Tierra, y la rotación diaria de la Tierra.

Screen Shot 2016-04-29 at 10.51.40 AM

Sin embargo, estos cálculos no son tan simples. Por un lado, la órbita de la Luna alrededor de la Tierra está cambiando constantemente (en realidad hay varias maneras de medir la longitud de un mes lunar, lo que complica las cosas). Aún así, todo se reduce a esto: cualquier eclipse determinado se repetirá en un ciclo de «ocho años, 11 días, ocho horas», o lo que mejor se conoce como el Ciclo de Saros. Y aunque los eclipses se repiten, nunca se repiten en la misma ubicación exacta.

«Debido a que el Ciclo de Saros no es igual a un número entero de días, su mayor inconveniente es que los eclipses posteriores son visibles desde diferentes partes del mundo», explica la NASA. (Para una explicación más detallada de cómo se predicen los eclipses, mirá este video).

totalsolar copy (1)

En esta página, basada en los datos de la NASA, se pueden explorar todos los eclipses solares (total, parcial, anular, o híbridos).

Hay algo de consuelo en saber que la gente dentro de 1,000 años a partir de ahora pueda mirar hacia arriba con asombro el mismo fenómeno natural que vemos hoy. La vida en la Tierra puede cambiar, pero las propiedades cósmicas de la Tierra en sí, no lo harán.

Vía