viernes 14 de diciembre
Interesante

Tips para no fallar en los exámenes

Es importante aprender, pero también saber expresar correctamente los contenidos en las pruebas que evalúan nuestros conocimientos. Habrás oído hablar de aquellas personas que, pese a dominar una materia, no obtienen en los exámenes los buenos resultados esperados. ¿Es tu caso? No te inquietes: aquí te damos algunas indicaciones para afrontar con éxito ese momento crucial:


Planning
La semilla del éxito se planta en el momento del estudio propiamente dicho. Así que calculá bien tu tiempo y el contenido que debas asimilar y ceñite al esquema previsto. No olvides tampoco ajustarte a la naturaleza del examen: no es lo mismo prepararse para una prueba tipo test que para una oral, por ejemplo.

 

¿Lo sé?
Una de las claves para rendir al máximo es mantener los nervios en calma. Y para eso, nada mejor que convencerse de que todo está bajo control. Por eso, cuando termines de estudiar todo el temario, te recomendamos autoevaluarte (con exámenes similares, ajustando tiempos o con la ayuda de un compañero). Eso sí, hacelo el día anterior para poder reforzar las partes que lo necesiten, si se da el caso.

 

Dormir vale por dos
Muchas veces la preparación para un examen es una prueba a contrarreloj. Pero no te dejes engañar: hay veces que es mucho mejor invertir el tiempo en un buen descanso y acudir con la mente despejada y los nervios reposados. Llegá con tiempo suficiente para que nada te altere y evitá los repasos de último minuto.

 

Por los ojos
La limpieza, el orden y una redacción correcta son también factores fundamentales a la hora de superar una prueba. Y es que el aspecto o la presentación también importan y, sobre todo, el rigor: leé bien las preguntas y limitá tus respuestas a lo que te piden. Recordá que ser breve, a veces, vale por dos.

 

¡Crisis!   
Si la tensión te juega una mala pasada y te quedás en blanco, a pesar de sabértelo todo de memoria, “don’t panic”. Respirá profundamente y centrate en pensamientos positivos. Dejá esa pregunta molesta para más adelante y seguí con el resto.

 

El último esfuerzo
Al calcular cómo administrar el tiempo para cada respuesta – en función de la cantidad total y del grado de dificultad de cada una- contemplá unos minutos para el repaso final. Aunque a veces parezca innecesario, te permitirá corregir errores inconscientes y reforzar partes menos consistentes. ¡Ya casi lo tenés!

 

No te dejes vencer
El ideal es afrontar este tipo de pruebas en un estado cómodo pero de alerta. Y si el resultado te defrauda, no te dejes vencer, hacé una valoración de cuáles han sido los puntos fuertes y los puntos débiles de tu preparación y… ¡vuelve al siguiente examen con más fuerza! ¡Mucha suerte!

 

Dejar un comentario