photopin.com
Interesante

¿Cuál es el mejor calzado para hacer deportes?

En cualquier deporte que realicemos es muy importante el apoyo. Los pies son los que reparten la carga hacia las articulaciones de abajo a arriba, con lo cual un mal apoyo en los pies va a traer consecuencias hacia tobillos, rodillas, caderas y lo que es peor, la columna vertebral.


Las zapatillas deben ser ante todo livianas, pues el peso nos hace gastar más energía y nos fatiga antes. Si es para caminar, podemos optar por el poliuretano o las suelas de caucho con carbón, que además de pesar poco son resistentes, con lo que las zapatillas nos durarán más.

En el caso de los que corren, el calzado debe absorber gran parte del impacto que se produce al entrar en contacto  con el suelo, que puede superar hasta tres veces el peso del corredor. Para evitar lesiones, es importante que las suelas sean de EVA (etil-vinil-acetato), que aunque no dura mucho, hoy por hoy es el material que más absorbe el impacto. También son recomendables las suelas de gel de silicona y las de aire encapsulado.

En todos los casos no debemos olvidar la estabilidad del pie, pues al hacer ejercicio realizamos movimientos muy bruscos que tienen que estar controlados con el calzado y su agarre. Es importante mantener el tobillo sujeto a través de zapatillas con materiales rígidos en el talón y en el contrafuerte, pero muy flexibles en la puntera.

Otra cosa a tener en cuenta es el tipo de pies que tenemos.

Existen tres categorías básicas de tipo de pie:

  • Los pies planos tienen un arco bajo o liso y tienden a desgastar la parte interna de los bordes de sus zapatillas. Si tenés pies planos, debés buscar zapatos que brinden apoyo para el área media del pie.
  • Los pies cavos tienen un arco alto y tienden a desgastar los bordes exteriores de sus calzados. El pie cavo requiere zapatos con amortiguación adicional, particularmente en el área media del arco, para absorber el impacto y estabilizar el talón.
  • Las personas con pies neutrales tienen un arco promedio y tienden a desgastar los talones de los pies equitativamente. Pueden ponerse casi cualquier tipo de calzado.

Cuando vamos a comprar a un lugar especializado puede que nos pregunten si tenemos pisada pronadora o supinadora, ya que hoy en día se ofrecen distintos tipos de zapatillas para cada caso. ¿De qué se trata esto?

El corredor supinador es el que tiende a separar las piernas a la hora de correr y apoya la parte más externa del pie al salir a correr, con lo que esta zona es la que recibe casi todo el impacto.

Los pronadores, en cambio, son todo lo contrario. A la hora de correr lo que les sucede es que tienden a juntar las piernas y a pisar con la parte más interna de la planta del pie. En este caso todo el peso y el empuje de la carrera se concentrará en esta parte que deberá reforzarse más . A pesar de todo, existen corredores neutros que no sobrecargan ni una ni otra parte, ya que la forma de pisar es totalmente plana. En este caso las piernas se mantendrán bien paralelas.

Podes notar qué tipo sos mirando el desgaste en tu calzado actual o consultar un especialista si haces actividad aeróbica en forma profesional.

Algunos  detalles de comodidad a tener en cuenta cuando elijas:

  • Tratá de ir  a comprar el calzado después de hacer ejercicio o al final del día, cuando tus pies están a su máxima amplitud.
  • Usá el mismo tipo de medias que usarás cuando hagas ejercicio en el momento de probarlas.
  • Debés sentir espacio en la parte delantera para que se muevan los dedos, el pie debe poder entrar sin esfuerzo y quedar cómodo, ni muy holgado, ni muy justo.
  • Hay que tener prudencia con las innovaciones tecnológicas. Antes de comprar lo más novedoso, es mejor esperar unos meses hasta comprobar si la experiencia de otros corredores es buena.

Elegí bien tu calzado y… ¡a hacer actividad física!, que es lo que te mantendrá en forma y con la mente despejada!