Interesante

10 dulces «permitidos» para cuando estás haciendo dieta

A veces nos pasa que no podemos empezar una dieta porque hay gustitos a los que no queremos decirles que no. El dulce nos puede y cedemos a su tentación… pero ¡atención! podemos cuidarnos y, a la vez, mimarnos con algunos “permitidos”.


Claro, todo en su justa medida. Cada una se conoce y sabe cuándo es mejor complacer un capricho y las ganas de algo “dulce” para motivarnos y seguir adelante con nuestra rutina de comidas y cuándo es mejor manejar la ansiedad. Es más, algunos nutricionistas ven en esta actitud algo positivo y un buen camino para obtener resultados exitosos haciendo dieta, más que la de privarse completamente de estos “permitidos”. ¿Por qué?  Porque la total privación puede hacer que una vez que caigamos en la tentación, nos demos un atracón de comida que ponga en peligro todo nuestro plan alimentario.

Ahora bien, ¿qué dulces podemos comer? Les damos algunos consejos:

  1. Una oblea bañada en chocolate, que no exceda las 200 calorías.
  2. Hay algunas cookies integrales de avenas y pasas, que comiendo solamente dos nos brindan 160 calorías aproximadamente.
  3. Una porción de queso y dulce de batata. ¿Cómo medir la porción? El tamaño de este postre no debe ser más grande que un cassette (¿se acuerdan cómo eran?)
  4. Un postre chico de chocolate o dulce de leche, puede ser light o entero. Si optas por una opción reducida en calorías es mejor, pero si no, tampoco está mal.  Puede ser el permitido de la semana.
  5. Un chocolate pequeño.  Si es amargo mejor porque tiene menos calorías y contenido graso. Además,  si tiene más proporción de chocolate puro  ( un 70 u 80 %), nos brindará mas nutrientes.
  6. Bombones de fruta.  Tres de estos bombones  (hechos de gelatina, azucarados y con sabor a diferentes frutas)  son una porción, que tiene aproximadamente 95 calorías.
  7. Una mousse de frutilla hecha en casa también puede socorrernos en momentos de antojos. ¿Cómo hacerla? Se separa un puñado de frutillas, se las procesa y luego, se las bate con un yogurt de frutillas y un sobre de gelatina sin sabor. Un rato a la heladera ¡y listo para disfrutar!
  8. Dos bochas de helado hecho al agua y no, a la crema.
  9. Un puñado de frutillas con una cucharada de chocolate amargo derretido.
  10. Cereal inflado (puede ser  trigo, maíz o arroz azucarado), una taza de este producto brinda 200 calorías y no aporta grasas. Ojo, que el pochoclo, en cambio, sí contiene grasa si está hecho con aceite.

Si salimos a comer a un restaurante podemos ser un poco más flexibles.  Podemos compartir alguna porción de un postre y así darnos un gustito.  En vez de comer de más o  quedarnos por el resto de la noche lamentando no disfrutar de algo dulce, compartir es una buena opción. En lo posible, hay que evitar los brownies y los postres muy cremosos y optar por alguna tarta de manzana o natilla.  Seguramente, darte estas cucharadas de placer, te dejará contenta y menos ansiosa que si no te las hubieras permitido.  ¡Después de saciado este antojito,  a seguir el plan alimentario!