Interesante

¿Marihuana o alcohol? Cuál es peor para tu salud según la ciencia

Es una decisión difícil, pero basado en la ciencia, parece haber un claro ganador.


Tené en cuenta que hay docenas de factores a tener en cuenta, incluida la forma en que las sustancias afectan el corazón, el cerebro y el comportamiento, y la probabilidad de que hacerte adicto. El tiempo también es importante, mientras que algunos efectos se notan inmediatamente, otros solo comienzan a notarse después de meses o años de uso.

La comparación es levemente injusta por otra razón: mientras los científicos han estado investigando los efectos del alcohol durante décadas, la ciencia del cannabis es mucho menos transparente, debido a su estado ilegal.

1 – 30.722 estadounidenses murieron por causas inducidas por el consumo de alcohol en 2014. Se registraron 0 muertes documentadas sólo por el consumo de marihuana.

El año pasado, más de 30.000 personas murieron por causas relacionadas al alcohol en EE. UU., y eso no incluye los accidentes relacionados con la bebida, ni los homicidios. Si se incluyeran esas muertes, el número estaría más cerca de 90.000, según el CDC.

Mientras tanto, no se reportaron muertes por sobredosis de marihuana, según la Agencia Antidrogas de los EE. UU. (DEA).

Un estudio de 16 años de más de 65.000 estadounidenses publicado en el American Journal of Public Health, encontró que los usuarios sanos de marihuana no eran más propensos a morir de muerte prematura que los hombres y mujeres sanos que no usaban cannabis.

 

2 – La marihuana parece ser significativamente menos adictiva que el alcohol.

Cerca de la mitad de los adultos han probado la marihuana al menos una vez, convirtiéndola en una de las drogas ilegales más usadas. Sin embargo, la investigación sugiere que un porcentaje relativamente pequeño de personas se vuelven adictas.

Para una gran encuesta de 1994, los epidemiólogos del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas preguntaron a más de 8.000 personas entre las edades de 15 y 64 sobre su uso de drogas.

De aquellos que habían probado la marihuana al menos una vez, aproximadamente el 9 por ciento eventualmente encajaba con un diagnóstico de adicción. Para el alcohol, la cifra fue de alrededor del 15 por ciento. Para poner esto en perspectiva, la tasa de adicción a la cocaína fue del 17 por ciento, mientras que la heroína fue del 23 por ciento, y la de la nicotina fue del 32 por ciento.

 

3 – La marihuana puede ser mala para tu corazón, mientras que beber moderadamente podría ser beneficioso.

A diferencia del alcohol, que ralentiza el ritmo cardíaco, la marihuana lo acelera, lo que podría tener efectos negativos a corto plazo en el corazón.

Aun así, el mayor informe sobre cannabis de las Academias Nacionales de Ciencias, que se publicó en enero, encontró pruebas insuficientes para apoyar o refutar la idea de que el cannabis podría aumentar el riesgo general de un ataque cardíaco.

Por otro lado, beber de bajas a moderadas cantidades de alcohol (alrededor de un vaso al día), se ha relacionado con un menor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en comparación con la abstención completa.

Aun así, James Nicholls, director de Alcohol Research UK, le dijo a The Guardian que esos hallazgos deberían tomarse con pinzas ya que «cualquier efecto protector tiende a ser cancelado, incluso por episodios ocasionales de consumo excesivo».

 

4 – El alcohol está fuertemente relacionado con varios tipos de cáncer, la marihuana no.

En noviembre pasado, un grupo de los mejores oncólogos de la nación emitió un comunicado pidiendo a las personas que bebieran menos. Citaron pruebas sólidas de que beber alcohol, aunque sea un vaso de vino o cerveza por día, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama pre-menopáusico y pos-menopáusico.

El Departamento de Salud de EE. UU. incluye el alcohol como carcinógeno humano conocido. La investigación destacada por el Instituto Nacional del Cáncer sugiere que mientras más alcohol se beba, especialmente cuanto más regularmente se bebe, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer.

En el caso de la marihuana, algunas pruebas inicialmente sugirieron un vínculo entre el tabaquismo y el cáncer de pulmón, pero eso ha sido desacreditado.

El extenso informe de enero encontró que el cannabis no está relacionado con un mayor riesgo de cáncer de cabeza, cuello o pulmón vinculados a fumar cigarrillos.

 

5 – Ambas drogas pueden estar relacionadas con riesgos mientras se conduce, pero el alcohol es peor.

Una nota publicada por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de los Estados Unidos concluyó que tener una cantidad detectable de THC (el principal ingrediente psicoactivo en el cannabis) en sangre no aumentaba el riesgo de accidentes automovilísticos.

Tener un nivel de alcohol en sangre de 0.05 por ciento o más aumentaba las posibilidades de tener un accidente en un 575 por ciento.

Aun así, la combinación de los dos parece tener los peores resultados.

«El riesgo de conducir bajo la influencia del alcohol y el cannabis es mayor que el riesgo de conducir bajo la influencia de uno solo», escribieron los autores de una revisión de 2009 en el American Journal of Addiction.

 

6 – Varios estudios relacionan el alcohol con la violencia, particularmente en el hogar. Eso no se ha encontrado para el cannabis.

Es imposible decir si el consumo de alcohol o el consumo de marihuana causan violencia, pero varios estudios sugieren un vínculo entre el alcohol y el comportamiento violento.

Según el Consejo Nacional sobre Alcoholismo y Dependencia de Drogas, el alcohol es un factor en el 40 por ciento de todos los delitos violentos, y un estudio de estudiantes universitarios descubrió que las tasas de abuso mental y físico eran mayores en los días en que las parejas bebían.

Por otro lado, parece que no existe tal relación para el cannabis.

Un estudio reciente analizó el uso de cannabis y la violencia infligida por la pareja en la primera década de matrimonio, y descubrió que los usuarios de marihuana eran significativamente menos propensos a cometer actos de violencia contra una pareja, que aquellos que no la usaban.

 

7 – Ambas drogas afectan negativamente la memoria, pero de diferentes maneras. Estos efectos son más comunes en usuarios frecuentes o compulsivos.

Tanto la marihuana como el alcohol alteran temporalmente la memoria mientras se usan, y el alcohol puede causar apagones al hacer que el cerebro sea incapaz de formar recuerdos.

En términos de sus efectos a largo plazo, los impactos más severos se observan en usuarios crónicos o compulsivos que comienzan a usar en la adolescencia.

Para la marihuana, los estudios demostraron que estos efectos pueden persistir durante varias semanas después de suspender el consumo de marihuana. También puede haber un vínculo entre el uso diario y una peor memoria verbal en adultos que comienzan a fumar jóvenes.

Los bebedores crónicos muestran reducción en la memoria, la atención y la planificación, así como procesos emocionales y cognición social deteriorados, y estos pueden persistir incluso después de años de abstinencia.

 

8 – Ambas drogas están relacionados con un mayor riesgo de enfermedad psiquiátrica. Para los usuarios de marihuana, la principal preocupación es la psicosis y la esquizofrenia, con el alcohol, es depresión y ansiedad.

La mayor revisión existente de estudios de marihuana encontró evidencia sustancial de un mayor riesgo entre los usuarios frecuentes de marihuana de desarrollar esquizofrenia, algo que los estudios demostraron que es una preocupación particular para las personas en riesgo de contraer la enfermedad en primer lugar.

La marihuana también puede desencadenar sentimientos temporales de paranoia y hostilidad, pero aún no está claro si esos síntomas están relacionados con un mayor riesgo de psicosis a largo plazo.

Por otro lado, la autolesión y el suicidio son mucho más comunes entre las personas que consumen alcohol o beben con demasiada frecuencia.

Pero los científicos tuvieron dificultades para descifrar si el consumo excesivo de alcohol causa depresión y ansiedad, o si las personas con depresión y ansiedad beben en un intento de aliviar esos síntomas.

 

9 – El alcohol parece estar relacionado más estrechamente con el aumento de peso que la marihuana, a pesar de la tendencia del cannabis a provocar hambre.

La marihuana produce hambre, reduce las señales naturales que te dicen que estás lleno, e incluso puede hacer que la comida sepa mejor.

Pero a pesar de comer más de 600 calorías extra al fumar, los consumidores de marihuana no tienen, en general, un IMC más alto. De hecho, los estudios sugieren que los fumadores habituales tienen realmente un riesgo ligeramente reducido de obesidad.

El alcohol, por otro lado, parece estar relacionado con el aumento de peso. Un estudio publicado en el American Journal of Preventative Medicine descubrió que las personas que bebían mucho tenían un mayor riesgo de tener sobrepeso u obesidad.

Además, el alcohol en sí es calórico: una lata de cerveza tiene aproximadamente 150 calorías; una copa de vino tiene alrededor de 120.

 

10 – Teniendo en cuenta todo esto, los efectos del alcohol parecen mucho más extremos y arriesgados que los de la marihuana.

Cuando se trata de su perfil de adicción y su riesgo de muerte o sobredosis, combinado con sus vínculos con el cáncer, accidentes automovilísticos, violencia y obesidad, la investigación sugiere que la marihuana puede implicar un riesgo menor para a salud que el alcohol.

Sin embargo, debido a que la marihuana es en gran parte ilegal, los estudios a largo plazo sobre sus efectos sobre la salud han sido limitados, lo que significa que se necesita urgentemente más investigación.

Vía