lunes 15 de octubre
Interesante

Las mejores infusiones para calmar los nervios

La ansiedad y el nerviosismo son, casi siempre, manifestaciones del cuerpo que nos alertan de que hay algo equivocado en nuestras vidas. Mientras reflexionamos sobre qué es eso que nos incomoda y cómo podemos cambiarlo –será necesario, quizás, un poco de meditación o bien una terapia- podemos ayudarnos de algunas infusiones calmantes.


Su ventaja ante los medicamentos es que, además de ser más económicas y no generar adicción, tienen menos efectos secundarios al tratarse de productos naturales. Echale una mano a tu sistema nervioso con alguna de las siguientes infusiones:

 

Tilo
Empecemos con la que, probablemente, es la más popular de las tisanas tranquilizantes: la tila. Se trata de un fenomenal remedio contra el nerviosismo. Que, además, combina muy bien con la manzanilla, la hierbaluisa y la valeriana. ¡Una mezcla perfecta para restablecer el equilibrio!

 

Valeriana
Es un fuerte desestresante, que está indicado también para conciliar el sueño cuando ataca el insomnio. Aunque está disponible en cápsulas, es más recomendable consumirla en infusión, elaborada a partir de la raíz seca de la planta.

 

Manzanilla
Antes de meterte en la cama, tómate una taza de té de manzanilla y verás cómo su efecto sedante te ayudará a descansar mejor. Es un ansiolítico muy efectivo que también te será de gran ayuda si tienes alguna zona inflamada en el cuerpo (¡funciona como un perfecto relajante!).

 

Pasiflora o pasionaria
Actúa directamente en el sistema nervioso central, por lo que, además, tiene efectos en el sistema muscular. Por eso no solo te ayudará a bajar unos decibeles esa ansiedad, sino que también te será muy útil con otro tipo de incomodidades: desde las molestias de unas cervicales hasta un pesado dolor menstrual.

 

Ginseng
Suele atribuírsele un efecto excitante, pero en realidad el principio activo de esta raíz de origen asiático tiene la capacidad de equilibrar la energía del cuerpo. Es decir, estimula en caso de tristeza o agotamiento y relaja cuando hay exceso de estrés o ansiedad. ¡Un buen té de ginseng te ayudará a recuperar la moderación!

 

Cedrón
Habrás visto sus pequeñas hojas verdes en muchos platos y también en limonadas e infusiones. Y es que la hierbaluisa o cedrón se recomienda en casos de nerviosismo, y también para mermar los problemas intestinales: ¡combate los gases y los cólicos a la perfección!

 

La naturaleza es sabia y, por suerte, en el monte o en una herboristería podes encontrar muchas más plantas medicinales con propiedades relajantes (la melisa, el hipérico o planta de San Juan, la albahaca, la lavanda, la palmarosa…). ¡Aprovechalas y restablecé tu equilibrio personal!

 

Dejar un comentario