lunes 22 de octubre
Interesante

Cómo el bajo nivel de azúcar en sangre te convierte en un monstruo

En inglés existe hasta un neologismo que define el estado. Mezcla de hambriento (hungry) y enojado (angry), “hangry” define esa situación donde el estómago vacío nos pone de mal humor y despierta reacciones inesperadas de nuestra parte ante situaciones cotidianas. En castellano podría ser “hambrojado” o “hambrumorado”, pero aceptémoslo, no suena tan bien.


Y no es sólo una creencia popular o una sensación sin explicación. Cada vez más evidencia científica demuestra que este estado es real y que se explica por el bajo nivel de azúcar en sangre.

Por ejemplo, un estudio publicado en PNAS, la revista científica de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, en abril de 2014 demostró que las parejas casadas se van enojando gradualmente entre sí cuando tienen un nivel de azúcar bajo.

Hay una razón para eso. El cerebro necesita energía para funcionar. Y la glucosa, un simple azúcar es casi la única molécula que acepta como combustible. Así que cuando el nivel de azúcar de nuestro organismo cae, también lo hace tu capacidad cerebral. El bajo nivel de azúcar en la sangre puede tener un efecto particularmente grande en tareas de alto nivel que requieren autocontrol, porque ellas demandan una gran cantidad de energía.

En el artículo publicado en PNAS, Brad Brushman y sus colegas analizaron 107 parejas durante 21 días y encontraron que la gente que experimentaba casos de nivel de azúcar en sangre mucho más bajo que lo normal, estaban más predispuestos a mostrar enojo hacia sus esposos. Esto lo comprobaron mediante una dinámica que incluía muñecos “vudú” representando a sus parejas donde tenían que expresar su rabia.

hangry

También, aquellas personas que tenían el azúcar bajo eran más agresivas. Esto fue medido a través del tiempo que uno de los integrantes de la pareja sometía al otro a escuchar sonidos desagradables como las uñas rasguñando un pizarrón o el torno de un dentista.

En general, el azúcar bajo puede afectar más a unas personas que a otras. Algunos cuerpos son peores que otros regulando la glucosa y eso, según datos de otros estudios, puede aumentar la probabilidad de mal comportamiento. Una investigación clave, del año 1984, demostró que estas variaciones podían ayudar a prevenir episodios violentos en el 84 por ciento de los criminales. Aclaración, el dato recién mencionado puede resultar engañoso, ya que hay muchos otros factores que pueden modificar la regulación de la glucosa, y esa estadística no depende sólo de si esos sujetos comieron o no.

Uno de los estudios más impresionantes es uno que establece una correlación entre la baja glucosa y la violencia a lo largo del mundo entero. Los investigadores analizaron la deficiencia de glucosa-6-osfato deshidrogenasa (una alteración genética común asociada con bajos niveles de glucosa) y los índices de muertes violentas y en guerras en 122 países. Concluyeron que existía una correlación significante.

¿Por qué los snacks nos hacen bien?

¿Todos los estudios entonces están estableciendo relaciones? ¿Existe evidencia empírica de que la gente se comporte mejor después de comer un snack? ¡Sí! En un entorno de laboratorio si le das a alguien una bebida azucarada empiezan a pasar todo tipo de cosas interesantes.

Por ejemplo, en una prueba, los participantes que bebieron limonada criticaron a otros participantes de forma menos ruidosa cuando se les dió la oportunidad (una medida de agresión) comparado con aquellos a los que se les dio un placebo. Un test similar indicó que los sujetos “azucarados” tendían menos a mostrarse frustrados mientras jugaban a un juego difícil de computadora.

En otro paper, los investigadores de hecho redujeron la cantidad de azúcar en sangre inyectándoles insulina. Los sujetos terminaron teniendo humor más negativo con lo que los autores concluyeron: “Puede conducir a evaluaciones más negativas de una situación de vida”.

Entonces, para evitar “evaluaciones negativas de una situación de vida”, ¡mejor buscarse un snack!

 

Dejar un comentario