viernes 16 de noviembre
Interesante

Por qué nos enojamos cuando tenemos hambre

El hambre es algo complejo. Todos hemos oído hablar del término ” Hangry” (una mezcla de hungry (hambriento) y angry (enojado)), cuando algo tan simple como omitir una comida puede cambiar su estado de ánimo de agradable a irracionalmente de mal humor.


Pero, como muestra una nueva investigación, el hambre podría ser más complicado que una gota de azúcar en la sangre, y según los investigadores, parece ser una respuesta emocional complicada entre la biología, la personalidad y las señales ambientales.

“Todos sabemos que el hambre a veces puede afectar nuestras emociones y percepciones del mundo que nos rodea, pero recién hace poco que la expresión hangry, el mal genio o la irritación por el hambre, fue aceptada por el Oxford Dictionary”, dijo la autora Jennifer MacCormack, de la Universidad de Carolina del Norte.

“El objetivo de nuestra investigación es comprender mejor los mecanismos psicológicos de los estados emocionales inducidos por el hambre, en este caso, cómo alguien se vuelve violento”.

Primero, el equipo realizó dos experimentos online con más de 400 estadounidenses para determinar cómo el hambre afectaba sus emociones.

Después de determinar qué tan hambrientos estaban los participantes a través de encuestas autorreflexivas, se les mostraron imágenes diseñadas para inducir un sentimiento positivo, negativo o neutral. Luego se les pidió que calificaran una imagen ambigua de un pictograma chino en una escala de siete puntos de agradable a desagradable.

Lo que los investigadores encontraron es que los participantes hambrientos preparados con una imagen negativa eran más propensos a encontrar desagradable el ambiguo pictograma chino.

“La idea aquí es que las imágenes negativas proporcionaron un contexto para que las personas interpreten sus sentimientos de hambre en el sentido de que los pictogramas eran desagradables”, dijo MacCormack.

“Así que parece haber algo especial acerca de las situaciones desagradables que hace que la gente recurra a sus sentimientos de hambre más que, digamos, en situaciones agradables o neutrales”.

En un tercer estudio, los investigadores llevaron a cabo un experimento de laboratorio particularmente agotador con cerca de 250 estudiantes universitarios.

“Estudiantes de Psicología 101, benditos ellos”, dijo MacCormack. “No sabían que era un estudio sobre sentirse hambrientos”.

Esta vez, a 118 de los estudiantes se les dijo que ayunaran durante 5 horas, y a 118 se les dijo que comieran antes del experimento.

Cuando llegaron allí, a la mitad de los estudiantes de ambos grupos se les pidió que escribieran un ensayo centrado en sus emociones, mientras que los demás solo tuvieron que escribir un ensayo sobre un “día neutral y sin emociones”.

Luego, en lo que parece ser el equivalente al infierno del estudiante, todos pasaron por un tedioso ejercicio en una computadora, que estaba programada para romperse justo al final.

“Diseñé esta tarea falsa con círculos de colores. Los colores son realmente deslumbrantes, brillantes y difíciles de ver, y es una tarea difícil con cien pruebas”, dijo la investigadora.

Como si eso no fuera suficiente, los investigadores recibieron instrucciones de entrar en la sala y culpar al estudiante por la rotura de la computadora.

“Oh, ¿qué botones presionaron? Deben haber causado la rotura”, dice MacCormack. “Entonces los dejamos descansar por dos minutos. Nadie explotó, pero algunos parecían nerviosos y molestos. Muchas vueltas de ojos. Los estudiantes se cruzaban de brazos”.

Como era de esperar, cuando se les pidió a los participantes que llenaran cuestionarios sobre sus emociones y la calidad del experimento, fue bastante negativo.

Pero los investigadores encontraron que los participantes hambrientos sentían emociones desagradables mucho mayores como el estrés y el odio. (Para ser honestos, realmente no los culpamos).

Sin embargo, esas diferencias desaparecieron en el grupo que se centró en sus emociones de antemano, demostrando que, al pensar en tus emociones, es posible que puedas eliminar el sentimiento de enojo infundido por el hambre.

“Simplemente al dar un paso atrás en la situación actual y reconocer cómo te sientes, aún puedes ser tú mismo, incluso cuando tienes hambre”, dijo MacCormack.

Obviamente hay algunas limitaciones para este estudio. Por un lado, solo midió estadounidenses, por lo que no podemos decir si estos problemas de ‘bloqueo’ existen en todo el mundo.

En segundo lugar, al menos en el componente online, las personas autoreportaron su hambre, y es más probable que uno informe que está realmente hambriento si también es propenso a enojarse cuando tiene hambre.

Sin embargo, a pesar de esto, es una mirada interesante sobre cómo nuestro entorno y personalidad podrían ser más propensos a enojarnos.

“Nuestros cuerpos desempeñan un papel poderoso en la configuración de nuestras experiencias, percepciones y comportamientos momento a momento, ya sea que tengamos hambre o no, que estamos cansados ​​o descansados ​​o enfermos o sanos”, dice MacCormack.

Y si te sientes un poco gruñón, da un paso atrás y piensa en tus emociones un poco, podría ayudarte a evitar los sentimientos de enojo derivados del hambre.

Vía

 

Dejar un comentario