miércoles 26 de septiembre
Interesante

Las 10 comidas humanas que peor le hacen a los perros

Quien posee un perro en el hogar tal vez esté acostumbrado a darle un bocado de lo que está comiendo en ese momento sin pensar demasiado qué es. Si bien muchos alimentos son inocuos para los caninos, hay algunos muy peligrosos para su salud. Te contamos cuáles.


1- Ajo y cebolla

Muy comunes en las cocinas, puede suceder algo muy malo si tu perro los ingiere, especialmente si están crudos. Ciertos compuestos dentro de las cebollas y sus familias pueden causar Toxicosis en animales domésticos. Desafortunadamente, los síntomas pueden no aparecer hasta tres o cuatro días después de la ingestión. El perro parecerá vago y su orina será de color naranja o rojo oscuro.

2- Chocolate

Puede parecer como el placer cúlmine de algunos canes, pero tristemente, la cafeína y la teobromina del chocolate pueden ser mortales para los animales. Cuanto más oscuro sea el chocolate, más peligroso es. Si el perro ingiere efectivamente un poco de chocolate, puede llegar a experimentar vómitos, irritación y dolor en el abdomen. Las convulsiones y la muerte puede ocurrir en los casos en que se ingieren grandes cantidades de chocolate.

3- Palta

Casi todas las partes del árbol de palta son tóxicas para los animales, incluidos los frutos. Para que la mascota se envenene bastaría con comer un poco de palta. Sin embargo, las toxinas en la carne y la piel del fruto no son el único problema. El carozo también puede suponer un peligro de asfixia. Si se ingiere, puede causar un bloqueo intestinal.

4- Xilitol

Se puede no reconocer este ingrediente, pero lo más probable es que se encuentre en el chicle sin azúcar o cualquier otro artículo “free”. El edulcorante artificial no causa problemas en los seres humanos, pero si un perro come, sus niveles de azúcar en la sangre se reducirá drásticamente. Puede generar convulsiones y confusión. En los casos en que un perro ha comido una gran cantidad de xilitol, la insuficiencia hepática es uno de los problemas más graves posibles.

5- Pollo

Quizás el peligro más conocido. Las aves de corral son una amenaza para los perros, no a causa de las toxinas que contienen, sino por los huesos. Los huesos de pollo se astillan y pueden causar problemas estomacales, obstrucciones intestinales o peor. El pollo crudo sí es seguro para dárselor a los animales, pero una vez cocinados, los huesos se vuelven armas potencialmente letales. Si existen sospechas de que el can se ha comido un hueso de pollo, hay que mantener una estrecha vigilancia sobre él. Ante cualquier signo de dolor o malestar, hay que consultar a un veterinario. A menudo, los fragmentos óseos pasan de forma natural y sin efectos graves, pero no siempre es así.

6- Comida hongueada

Puede parecer natural tirarle una porción vieja de comida a la mascota, sabiendo que la va a comer aunque una persona no lo haría. Desafortunadamente, esto podría ser problemático si la comida tiene moho. Algunos mohos que crecen en los alimentos contienen distintas micotoxinas. Algunas de estas toxinas pueden causar temblores que se hacen cada vez peores hasta que se convierten en convulsiones. El resultado final, si no se trata, podría ser la muerte. Hay que evitar darle al perro alimentos con moho y tener cuidado de no dejar nada con moho asomándose de la basura para que el can lo pueda olfatear.

7- Choclo

Parece inofensivo pero puede ser fatal. Los granos de maíz pueden causar obstrucciones intestinales, que pueden conducir a complicaciones graves.

8- Productos lácteos

Evitar darle al perro leche o helados, ya que la mayoría son intolerantes a la lactosa. Aunque no es exactamente peligroso, los resultados son desagradables: exceso de gases y, con muchos derivados de la leche, diarrea. Dicho esto, vale aclarar que pequeñas cantidades de queso y yogur pueden estar bien para su perro, ya que tienen cantidades mínimas de lactosa.

9- Salmón crudo

Mientras que no pasa nada con el salmón cocido, el crudo puede generar una intoxicación característica del pescado. Es causada por parásitos y puede parecerse al parvovirus. Los síntomas más comunes son fiebre alta alrededor de una semana después de comer el pescado, seguido de vómito y diarrea con sangre amarilla. La enfermedad suele ser mortal si no se trata a tiempo.

10- Hígado

Pequeñas cantidades de hígado cocido están muy bien para los perros, pero hay que tener cuidado con la cantidad. Dado que el hígado suele contener altas cantidades de vitamina A, el órgano puede ser realmente tóxico para los animales. Un exceso de vitamina A puede causar deformidad en los huesos, anorexia e incluso la muerte en algunos casos raros.

Si existen sospechas de envenenamiento, hay que consultar al veterinario lo más rápido posible. Aunque la mayoría de los alimentos humanos están muy bien para los animales domésticos, es posible que ingiera algo que no esté bueno para ellos. No hay ningún inconveniente en tirarles un pedazo de carne de vez en cuando, pero hay que evitar las comidas en esta lista si queremos mantener al perro sano.

Vía

 

Dejar un comentario