martes 14 de agosto
Medios

Cinco lecciones sobre el periodismo con drones

El Programa de Periodismo Drone de Missouri lleva más de 450 vuelos desde diciembre pasado. Los aviones no tripulados han pasado más de 38 horas en el aire. Han tenido 32 diferentes alumnos/pilotos volando las naves no tripuladas, y las han volado por más de 60 Km. Hasta el momento, no han tenido incidentes graves. De hecho, el incidente más grave fueron dos hélices rotas.


En la organización están orgullosos de su récord de seguridad, pero aprendieron algunas lecciones difíciles en el camino. En esta nota las compartimos, porque son particularmente aplicables a los pilotos que no tienen mucha experiencia, lo que incluye a la mayoría de los operadores calificados de muchos medios de comunicación:

 

Lección 1: La práctica es importante

La FAA requiere a pilotos privados y comerciales volar con un supervisor de vuelo de vez en cuando para demostrar su competencia. Esta disposición aún no existe para los operadores de drones certificados, por lo que nos corresponde estar al día. Las habilidades se degradan con el tiempo y también lo hace la sensación del drone. Los operadores de drones profesionales te dirán que una hora al día de práctica, en interiores o al aire libre, es el antídoto para eso. No creemos que los periodistas que usan el drone como parte de una caja de herramientas para informar puedan darse ese lujo. Pero deberían dedicarle al menos 15 minutos.

Comprate un drone Cheerson barato y volalo hasta que su pequeña batería se agote (aproximadamente 12 minutos). Y tené un plan de práctica: “Hoy voy a hacer 10 bancos a la izquierda, 10 bancos a la derecha, 10 bancos con un ascenso, 10 bancos con un descenso, etc”. Volar sin plan es divertido, pero no consigue desarrollar las habilidades de vuelo de la manera que querés.

 

Lección 2: No solo volar en el modo P

La mayoría de los aviones no tripulados tienen tres modos: P, o posicionamiento; A, o actitud; y S, o deporte. P es el más seguro de muchas maneras, en la que el avión va a utilizar satélites GPS para mantener su posición en un vuelo estacionario. El modo A mantiene el avión no tripulado en vertical, pero las entradas horizontales están abiertas, es decir, que se mantendrá en movimiento en la dirección que iba en el momento que fue puesto en libertad, o si le pega una ráfaga de viento. El modo P, a pesar de su seguridad, es susceptible a la interferencia inalámbrica que puede hacer que el avión no tripulado vuele fuera de tu control. También puede causar movimientos bruscos cuando se está tratando de detener. El modo A quita el problema de la interferencia GPS, y le da control mucho más preciso al piloto.

 

Lección 3: Cuidado con los helicópteros en entornos de techos bajos

Estábamos volando uno de los drones en una misión de mapeo en el medio de la nada. Estábamos a 95 Km del aeropuerto o helipuerto más cercano. Estábamos volando a 120 m con nubes sólidas que comienzan en 365 metros, dentro de los límites legales. La misión de mapeo iba bien. El drone bajó bien.

Alrededor de dos minutos después, el aire se llenó con el sonido de las palas del rotor. Un helicóptero de evacuación médica voló dentro de una media milla de donde estábamos a unos 35 metros de la tierra, justo donde el avión no tripulado habría habido unos pocos minutos antes. No hay mínimos de vuelo para helicópteros. Y esto piloto estaba tratando de encontrar claras condiciones de vuelo visual por debajo de las nubes. Él o ella no tenían ninguna expectativa de que un avión no tripulado pudiera estar volando. Y debido a que venían en contra del viento, no se oía que venían hasta que estuvieron casi justo encima de nosotros. Si el avión no tripulado hubiera estado en el aire cuando el helicóptero se acercaba, no creo que hubiéramos podido haberlo dejado caer lo suficientemente rápido. Y no creo que el piloto hubiera visto un avión no tripulado blanco contra un cielo gris.

 

Lección 4: El viento es variable

Estás abajo en la superficie y hay calma chicha, o tal vez una brisa suave de 5 mph. El drone se levanta en el aire y el zumbido es cada vez golpeado por vientos de 10 o 15 mph o más. Hemos tenido situaciones con una diferencia de viento 25 mph entre la superficie y 15 metros en el aire. Hay una desconexión mental entre piloto y objeto, que crea sus propios peligros. Y luego está la lucha física: ¿Cómo evitar que un avión no tripulado se equilibre y oriente a la vez que lucha contra el viento? Los motores de aviones no tripulados pueden hacer un buen trabajo de luchar contra el viento, hasta que se cruzan una ráfaga de 50 mph, y la mejor velocidad de avance que puede reunir es de 25 mph. En ese momento, vas hacia atrás a 25 kilómetros por hora, que necesita para mitigar rápidamente. El siguiente gráfico (realizado utilizando el algoritmo de cálculo de viento AirData), muestra lo rápido que puede cambiar el viento.

Sabiendo, o asumiendo, que el viento será diferente sobre el suelo que en el suelo es un ejercicio de planificación. Por ejemplo, digamos que estás grabando un video para una nota sobre una torre de agua que está rodeada de árboles. Es un espacio despejado, pero no hay mucho margen para el error. La planificación de viento en altitud significa planificar bien una órbita de filmación sobre los árboles, o sabiendo que se ha de mantener una estrecha vigilancia sobre el zumbido, y estar listo para hacer un aumento de emergencia para mantenerlo fuera de los árboles.

 

Lección 5: Planificar todo

Esto suena trillado y algo ridículo, pero es importante tener el hábito de planear todo el vuelo, desde el despegue hasta el aterrizaje. Tus baterías son tu alma; no querrás gastar tu precioso poder descubriendo lo que estás haciendo. Usar Google Maps y un marcador puede llevarte lejos cuando se trata de hacer diagramas. Marcá las zonas personales de exclusión aérea, armá una lista de escenas. Siempre hay espacio para la casualidad en los videos aéreos, pero debés ir con un plan.

La planificación también incluye listas de verificación e información. Deberías ejecutar una lista de verificación previa al vuelo, ya sea en papel o electrónica, en el sitio del vuelo cada vez que vueles. Verificá el equipo, revisá las condiciones climáticas y el espacio aéreo, etc. Si algo sale mal, tendrás un registro de que has revisado todo. La sesión informativa es igual de importante. El piloto y el observador u observadores visuales deben estar en la misma página y en posesión de la misma información. Nuestros informes previos al vuelo abarcan el espacio aéreo, el clima y las situaciones que hay que tener en cuenta. Pero incluyen más que eso. Incluyen objetivos de misión y comunicaciones.

Vía

 

Dejar un comentario