domingo 9 de diciembre
Interesante

¿Trabajar parado es la solución para los dolores de cuello y espalda?

¿Quién no ha sufrido un horrible dolor de espalda al pasar muchas horas sentado frente al escritorio de trabajo? En lugar de pagar masajistas, kinesiólogos o sillas tan especialmente diseñadas como caras, surge una nueva tendencia: trabajar parados. ¿Qué tiene de bueno y en qué debemos tener cuidado?


Hace ya unos años que se empezaron a poner de moda los “standing desks”, es decir los “escritorios de parado”. Varias grandes empresas los han incorporado (por ejemplo Google o General Electrics) como alternativa para combatir el sedentarismo y prevenir dolores físicos característicos de quienes pasan mucho tiempo sentados en la oficina.

Posturalmente es mucho más adecuado para la columna. Pero tiene algunos potenciales problemas.

En primer lugar, estar mucho tiempo parado genera problemas de circulación en las piernas y provoca que se hinchen los tobillos. El mismo problema que tienen camareros o enfermeras. “Que se acumule sangre al estar de pie es común si las piernas no se mueven periódicamente”, indicó el Dr. Todd Manini de la Universidad de Florida y explicó también que por el momento no había estudios que analizaran el impacto en la salud de trabajar parados. Una propuesta en este sentido es mantenerse en movimiento de a ratos, caminando en el mismo lugar, por ejemplo.

Otro problema es que el cambio de estar todo el día sentado a todo el día parado es muy radical. Se podría pensar en una transición gradual que contemple la situación de cada individuo de acuerdo a la actividad física que realice, cuántas horas acostumbra a estar sentado, etc.

Existen opciones intermedias que promueven el estar sentado con posibilidad de pararse. Dispositivos colgantes para el monitor de la computadora, estantes, etcétera. El punto a favor es que son mucho más económicos (los “escritorios de a pie” cuestan entre 1500 y 3 mil dólares). Pero no son del todo útiles para la experiencia porque está comprobado que la mayoría de la gente si tiene una silla, la va a usar.

Además, el trabajo de a pie puede ser muy cómodo para los varones que pueden usar calzado cómodo más fácilmente. Pero las mujeres en tacos, por ejemplo, no están muy cómodas al estar paradas mucho tiempo. Y las empresas donde se incorporó la alternativa tienen una alta composición masculina.

No hay que confundir, tampoco, la propuesta de trabajar parados con estar todo el día de pie. Es importante encontrar un balance entre ambas posiciones.

A pesar de esto, hay algunas cuestiones interesantes de esta nueva modalidad de trabajo:

– Se elimina tiempo muerto frente al escritorio: al estar parados no se pierde tiempo en el medio del trabajo.

– Ayuda a concientizar sobre la postura

– No existe el multitasking: estar parados hace que nos concentremos más sobre la tarea puntual que estamos haciendo para terminarla y luego avanzar con otra.

– La optimización del tiempo hace que nos retiremos antes de la oficina.

Vía

 

Dejar un comentario