miércoles 23 de enero
Noticias Locas

Elfos reales escriben cartas a 25.000 niños cada Navidad

El tipo del llamativo traje rojo recibe toda la gloria. Pero en Santa Claus, Indiana, se necesita una aldea de pequeños ayudantes para mantener viva la leyenda de Papá Noel.


Desde que la pequeña ciudad del medio oeste apareció en el programa “Aunque usted no lo crea” de Ripley en 1930, el Servicio Postal de los Estados Unidos comenzó a enviar cartas “extraoficiales” para Santa allí. Con Papá Noel ocupado en la preparación de la Navidad, su equipo de “elfos” interviene para hacer frente a la desbordante bolsa de correo.

“Recibimos cartas de Estados Unidos, y de casi todos los países”, cuenta la elfa jefa Pat Koch, de 87 años. “Las cartas de Santa, incluso si están dirigidas al Polo Norte o al Círculo Polar Ártico, vienen a Santa Claus, Indiana.”

Según la maestra de correos Marian Balbach, la ciudad recibe entre 20.000 y 25.000 cartas anuales para Santa. Koch dirige a su equipo de voluntarios de todas las edades hacia un objetivo elevado: asegurarse de que cada niño reciba una carta personalizada del hombre de rojo.

“La señora Koch es muy dedicada”, dice la elfa voluntaria Ceege Price, de 31 años. “Sé que mucha gente piensa que es estricta, pero creo que a ella le gusta que las cosas se hagan de una manera determinada “.

“Creo que la organización es importante para lograr lo que queremos lograr”, dice Koch, con toda naturalidad.

Sus métodos obtienen resultados: cinco días antes de la navidad, los buzones postales ya están llenos con miles de cartas firmadas, selladas y en espera de ser entregadas. Eso sí, el equipo de elfos respeta siempre una regla muy importante: nunca hacer promesas que no puedan cumplir.

“De hecho, tuve un niño que pidió una vaca este año. El elfo de Papá Noel en este caso claramente no prometió una vaca”, dice la elfa Joyce Robinson, de 72 años, quien fue bibliotecaria por 20 años, y también ha tenido que responder algunas preguntas difíciles.

“Cada carta se queda contigo”, dice Robinson. “Un chico joven, estaba discapacitado, y su carta comenzaba diciendo: ‘Querido, Santa, por favor, dile a mis padres que soy discapacitado, no estúpido'”, dice ella, llorando.

Sus cartas personales favoritas provienen de niños cuyos padres están sirviendo en el ejército. “Me aseguro y digo: ‘Cuando sobrevuele Afganistán o Irak, me asomaré y veré cómo le va a papá, ¿de acuerdo?’”

Todo es parte de mantener viva la magia de la Navidad, dice Koch, quien comenzó a responder cartas en 1946, cuando su padre fue conocido como el “verdadero Papá Noel” de la Tierra de Santa Claus de Indiana, el primer parque temático del mundo, ahora conocido como Holiday World.