miércoles 23 de enero
Interesante

Una silla de ruedas que puede controlarse con expresiones faciales

Moverse de un lado a otro puede ser un desafío para las aproximadamente 288.000 personas en los Estados Unidos que viven con lesiones en la médula espinal, como resultado de accidentes automovilísticos, caídas o heridas de bala. Las sillas de ruedas motorizadas ayudan, pero solo hasta cierto punto: no todos pueden manejar fácilmente los controles.


Pero el Wheelie 7, un nuevo kit adaptador que se puede conectar a cualquier silla motorizada, pretende cambiar esto mediante el uso de una sonrisa, un guiño, o incluso una ceja levantada del controlador.

El avance viene de Hoobox Robotics, una compañía que utiliza el reconocimiento facial y la inteligencia artificial para mejorar el bienestar humano. En este caso, gran parte de la tecnología subyacente proviene de una asociación con la división de Intel AI for Good, que proporciona experiencia y diversos tipos de hardware y software para mejorar la calidad de vida.

Esto incluye una cámara de visión por computadora Intel RealSense para capturar y mapear diferentes expresiones faciales en 3D, y una mini computadora integrada con procesadores Intel Core para ayudar al dispositivo a interpretar rápidamente las señales entrantes. Todo el proceso ocurre casi en tiempo real (hay un retraso de menos de 100 milisegundos) gracias al kit de herramientas OpenVINO de Intel.

El Wheelie 7 requiere al menos cinco movimientos de rostro diferentes para trabajar. Cada uno está asociado con un comando direccional diferente (adelante, atrás, izquierda, derecha o detener). Pero puede rastrear hasta 10 expresiones diferentes, incluyendo arrugas en la nariz, elevaciones de cejas o surcos, y sonrisas parciales para que diferentes personas puedan usar lo que les resulte más cómodo.

El nombre Wheelie 7 se refiere al tiempo de configuración del kit: se tarda unos siete minutos en adjuntarlo y desplegarlo. A diferencia de otras soluciones de alta tecnología para cuadripléjicos o personas con limitaciones de movimiento severas, no incluye nada físicamente intrusivo, como sensores corporales especializados. La compañía actualmente está probando prototipos con aproximadamente 60 usuarios, cada uno de los cuales está gastando un promedio de cuatro horas por día en tránsito. Hasta ahora, Intel dice que su cámara está demostrando ser efectiva, tanto a la luz directa del sol como en lugares casi oscuros como las salas de cine.

Los kits Wheelie 7 estarán disponibles comercialmente en marzo de 2019 por una tarifa de suscripción de USD 300 por mes. El primer lote será de 400 unidades, muchas de las cuales ya están reservadas.