Interesante

¿Cuál es tu nivel de estrés?

Respondé estas preguntas para saber si es hora de que le des un descanso a tu cabeza, te tomes un tiempo de relax… o consultes a un especialista.


 

– ¿Cómo dormiste anoche?

1) Bien, de corrido, más de seis horas.

2) Me costó un poco quedarme dormido y aún más levantarme.

3) Me costó quedarme dormido, me levanté durante la madrugada y no pude volver a dormir.

 

– ¿Te sentís cansado últimamente?

1) No.

2) Un poco.

3) Mucho.

 

– ¿Sentís contractura muscular en tu cuello o espalda?

1) No.

2) Sí.

3) Sí, desde hace más de una semana.

 

– ¿Cuándo fue la última vez que algo te irritó mucho?

1) No recuerdo.

2) Durante esta semana.

3) Hoy.

 

– ¿Lloraste sin una razón importante?

1) No.

2) Sí, tal vez en un día sensible.

3) Sí, a menudo suelo sentirme desbordado/a.

 

– ¿Cómo es tu vida sexual?

1) Regular, activa.

2) De vez en cuando puedo perder el deseo sexual.

3) A menudo pierdo el deseo sexual.

 

– ¿Tenés cefalea?

1) Casi nunca.

2) A veces.

3) A menudo.

 

– ¿Cada cuánto sufrís acidez estomacal u otros problemas gastrointestinales?

1) Nunca o casi nunca.

2) De vez en cuando.

3) A menudo.

 

– ¿Tuviste alguna reacción alérgica?

1) Nunca o hace más de un año.

2) Sí, en el último año.

3) Sí, actualmente.

 

– ¿Sufriste hipertensión arterial?

1) No, nunca.

2) Sí, en el último año.

3) Sí, actualmente debo controlarla.

 

RESULTADOS

Mayoría de respuestas 1
Aunque podés tener preocupaciones o problemas, tu mente está fresca para resolverlos. Continua así: rodeate de afectos, dormí y alimentate bien para que tu organismo pueda enfrentar las tareas de todos los días con energía y salud.

 

Mayoría de respuestas 2
Tu cuerpo manifiesta algunos síntomas que pueden ser causados por el estrés. No dejes que las preocupaciones afecten tu salud. Buscá ayuda profesional para atacar la raíz de tus problemas.

 

Mayoría de respuestas 3
Tu cuerpo manifiesta claros síntomas de estrés. No dejes que las preocupaciones afecten tu salud. Buscá ayuda profesional para atacar la raíz de tus problemas.