Interesante

Cómo es el efecto de la cocaína en el cuerpo y el cerebro

No importa si se inhala, se fuma o se inyecta, la cocaína entra en el torrente sanguíneo y comienza a afectar el cerebro en cuestión de segundos. Una vez allí, interfiere con el proceso normal del cerebro de absorber y reciclar ciertas hormonas, incluidas las que desempeñan un papel clave en el placer y el deseo.


Los usuarios sienten este exceso como una euforia intensa.

Sin embargo, el efecto es de corta duración, y en la mayoría de los casos dura entre cinco y 30 minutos. El consumo excesivo y regular puede tener consecuencias negativas, desde sangrado de nariz, a un daño permanente a los pulmones, e incluso la muerte.

Una de las partes del cerebro que parece ser afectada en forma más aguda por la cocaína incluye centros de memoria clave. Los científicos están estudiando el papel que podría desempeñar en la adicción, ya que podría ayudar a explicar por qué para algunas personas, al ver ciertos lugares, personas o cosas que estaban vinculados con la experiencia del uso, pueden desencadenar el deseo de volver a la droga, a pesar de las consecuencias negativas de utilizarla.

En la siguiente infografía se detallan algunos de los efectos de la droga en el cuerpo y el cerebro:

  • La cocaína puede inhalarse, fumarse, o inyectarse, y comienza a afectar el cerebro en segundos.
  • Las pupilas se dilatan como efecto secundario de los incrementos de serotonina en el cerebro.
  • La inhalación puede crear huecos en partes de la nariz, como el tabique.
  • Además, los pasajes nasales se secan causando sangrado y obstrucciones.
  • Fumarla puede irritar los pulmones y, en algunos casos, causar daño pulmonar permanente.
  • La droga aumenta el ritmo cardiaco y la presión sanguínea.
  • Los vasos sanguíneos se contraen, lo que causa una sensación de “calidez”.
  • El uso crónico puede causar también reducir la habilidad del cuerpo de acumular grasa.
  • Las arterias se contraen, lo que bloquea el flujo sanguíneo al corazón, y puede causar infartos.
  • El apetito puede llegar a desaparecer.

Vía