Interesante

Una tarjeta de crédito que limita el impacto climático de tus compras

La empresa sueca de tecnología Doconomy presentó la primera tarjeta de crédito que no sólo ayuda a los usuarios a hacer un seguimiento y medir las emisiones de CO2 asociadas a sus compras, sino que también ayuda a limitar el impacto climático de sus gastos. Además, los usuarios tienen la posibilidad de compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero a través de proyectos que cumplan con los requisitos de los proyectos verdes certificados por la ONU.


La tarjeta rastrea las emisiones de carbono de cada compra, y permite a los usuarios compensarlas con donaciones, y utiliza un sistema llamado Índice Aland para medir la emisión de dióxido de carbono de cada compra que hagas con tu tarjeta de crédito.

Inicialmente, los datos utilizados para calcular el impacto de cada compra serán imprecisos: el sistema extrae el código de categoría de un comerciante que lo clasifica como un tipo particular de tienda, luego realiza un cálculo basado en la huella de carbono general de la industria, ya sea que estés comprando algo de un restaurante de comida rápida, una tienda de ropa o una aerolínea. El límite se basa en un cálculo específico por país de la cantidad de carbono que puede emitir cada ciudadano, para mantenerse al día con el objetivo de 2030 del Acuerdo de Paris de reducir las emisiones a la mitad.La tarjeta DO Black también permite a los usuarios compensar su impacto ambiental mediante donaciones a proyectos ecológicos certificados por Naciones Unidas, así como parques eólicos y proyectos hidroeléctricos.

Los usuarios pueden obtener reembolsos, llamados Créditos DO, de los comercios participantes por elegir las compras que tienen un bajo impacto en el medioambiente.

Doconomy también se asociará con fondos de inversión sostenibles seleccionados para ofrecer a los usuarios la oportunidad de invertir en fondos que tienen un impacto positivo en el entorno natural.

La tarjeta en sí está hecha de materiales biodegradables y ecológicos, está impresa con contaminantes reciclados (Air-Ink), y no tiene banda magnética.