Medios

Por qué los medios deberían desacelerar las noticias

Si bien durante años hemos hablado del FOMO, el miedo a perderse algo en la redes, el acrónimo más nuevo que necesitamos conocer es JOMO: la  alegría  de perderse algo. Hoy un creciente número de personas está tratando activamente de desconectarse, y la industria editorial debería tomar nota de esta tendencia.


 

El creciente número de los «evasores de noticias»

La tecnología facilita cada vez más el acceso a las noticias, pero también ha hecho más fácil evitarlas. El reciente Informe de Reuters Digital News destacó un hecho importante: en todo el mundo, cada vez más personas están tratando activamente de evitar las noticias. En algunos países, este cambio es aún más fuerte, como en el Reino Unido, donde las personas que evitan las noticias crecieron 11 puntos porcentuales en dos años.

Es importante tener esto en cuenta al diseñar las noticias digitales, y The Guardian lo ha hecho muy bien. El equipo de  The Guardian recientemente redujo su producción semanal de noticias en 1/3, y vio que el tráfico realmente aumentaba. The Times of London encontró algo similar cuando redujeron su sección de Home News en un 15%, y vieron aumentar los niveles de engagement. Esto podría también funcionar para las fuentes de ingresos: la empresa estadounidense de medios digitales  Dotdash eliminó  una cuarta parte de los anuncios de su sitio web, y como resultado obtuvo más ingresos.

 

Cómo las compañías de medios están desacelerando las noticias

Para algunos en la industria, el objetivo principal es anunciar noticias, no necesariamente explicarlas. Es por eso que cuando, en 2006, The Times y The Sunday Times decidieron no perseguir más noticias de última hora, sino centrarse en proporcionar el análisis en profundidad que sus lectores valoraban más, fue considerado un movimiento osado. No significa que no respondan a las noticias de última hora, sino que se aseguran de proporcionar también el contexto y la información de fondo necesarios.

Por ejemplo, durante los ataques de Westminster en 2017, el equipo se abstuvo de enviar actualizaciones de noticias de última hora, como lo hicieron otros diarios británicos (que a veces informaban erróneamente), y proporcionaron la voz clara y autorizada que los lectores estaban buscando. Este enfoque les ha funcionado bien: solo en el primer año, vieron un crecimiento masivo de usuarios de la  aplicación móvil paga de hasta un 30%,  y del número promedio de pageviews de hasta un 300%.

Algunos en la industria incluso deciden lanzar nuevos proyectos, con el único objetivo de ralentizar las noticias, como «Delayed Gratification», la revista trimestral que cubre las noticias » después de que el polvo se haya asentado».

También está el periódico digital danés  Zetland, que en promedio les brinda a los lectores solo dos historias cada día de la semana. El equipo llama a esto la «característica terminable», ya que les brinda a los lectores una oportunidad realista de consumir completo su contenido diario.

«La capacidad de acabado es un aspecto importante de los productos de noticias, y esto es algo por lo que los lectores encuentran que vale la pena pagar»,  dice Lea Korsgaard, cofundadora y editora en jefe en Zetland

Por otro lado está el ex editor del Times y ex director de BBC News, James Harding, con su nueva aventura Tortoise Media, cuyo lema es «Slow down, wise up», ya que no publican noticias en la medida que suceden, sino cuando están listas. Los lectores de este medio británico de slow-news no reciben más de cinco artículos por día. Por £ 250 (unos 305 dólares) al año, los miembros obtienen una edición digital diaria a través de la aplicación y el correo electrónico, la participación en conferencias editoriales llamadas «ThinkIns» y una revista impresa trimestral. De los más de 5.000 miembros que se unieron antes del lanzamiento en abril pasado, la razón más común otorgada para unirse fue proporcionar una solución para el problema de que «las noticias se han convertido en ruido».

 

Apoyando el objetivo más amplio de reinventar las ediciones digitales

«Slow news» no es un concepto nuevo, desde que se publicó el primer periódico en 1605, hemos estado produciendo noticias lentas. Solo recientemente hemos tenido la capacidad de entregar noticias tan pronto como suceden. Nos preocupaba tanto si podíamos entregar noticias en el momento en que sucedían, que nunca nos detuvimos a pensar si era lo correcto.

Es por eso que volver a la publicación basada en ediciones es clave. Esto no significa una reactivación de la impresión, sino de todo el aprendizaje y las innovaciones de este producto que se perfeccionó durante cientos de años. Piensen en la minuciosa atención al detalle que se ha dedicado a diseñar la edición diaria a lo largo de los años. Esto no tiene que perderse solo porque la impresión ya no es la forma principal en que las personas consumen las noticias: podemos replicar esta experiencia en el formato digital, de una manera valiosa por la que los lectores consideren que vale la pena pagar.

El año pasado, Apple anunció que  ayudaría a los usuarios de dispositivos móviles a rastrear mejor el tiempo dedicado a las aplicaciones, dando una imagen más clara de su ‘salud digital’. Este nuevo desarrollo debería implicar que podamos ver más editores recurriendo a ediciones limitadas en el tiempo, como el experimento LabRdr de The Guardian, que proporcionó a los viajeros exactamente el contenido suficiente para leer en su camino a casa.

Vía