Soluciones

Examinan aguas residuales para detectar la propagación comunitaria de Covid-19

Una serie de contratiempos cruciales en las pruebas de Covid-19 ha dificultado mantenerse al día con la rápida propagación del virus, e inspiró a algunos investigadores a examinar las aguas residuales para ayudar a llenar el vacío de mediciones de prevalencia de SARS-CoV-2 en una comunidad dada.

En un artículo publicado en el portal medRxiv, los investigadores relataron que a fines de marzo recolectaron muestras de una planta de tratamiento de aguas residuales que sirve a un área metropolitana en Massachusetts, y descubrieron que la cantidad de partículas de SARS-CoV-2 en las muestras de aguas residuales indicaba un número mucho mayor de personas probablemente infectadas con Covid-19, que los casos reportados en esa área.

Los investigadores de la empresa de biotecnología Biobot Analytics, que trabajan con un equipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Harvard, y el Hospital Brigham and Women’s, estiman que había al menos 2.300 personas infectadas con Covid-19 en el área alrededor de la instalación de tratamiento. Pero en el momento del análisis (que aún no ha sido revisado por pares), había 446 casos informados oficialmente en esa área.

«Fue interesante que nuestra estimación fuera definitivamente más alta que la cantidad de casos confirmados en el área», dijo Mariana Matus, CEO y cofundadora de Biobot, y agregó que los funcionarios de salud pública ya habían considerado la posibilidad de que el recuento real de casos fuera mucho más alto de lo que se había confirmado.

La idea de comenzar a analizar las aguas residuales para el SARS-CoV-2 surgió después de que una investigación reciente revelara que las partículas de virus podrían eliminarse a través de las heces y otros fluidos corporales. Las pruebas comienzan con la recolección de muestras de aguas residuales de plantas de tratamiento locales, y su ejecución a través de un proceso que crea millones de copias de ARN viral para poder estudiar el patógeno en detalle. Luego, otro proceso busca marcadores específicos en SARS-CoV-2, para distinguir este virus en particular de todos los otros microbios posibles en muestras de aguas residuales.

La nueva investigación llega en un momento sin precedentes en la salud pública: la dificultad y el costo de obtener pruebas individuales para millones de personas en combinación con la transmisión rápida del virus significa que los funcionarios de salud pública están buscando otras formas de comprender la magnitud de la propagación. Las pruebas clínicas son en gran medida para aquellos con síntomas más severos, lo que significa que aquellos que son asintomáticos o tienen síntomas más leves, pero aún pueden ser contagiosos, a menudo se pasan por alto.

En estos casos, el muestreo de aguas residuales podría ofrecer una imagen a nivel comunitario de cómo se ha propagado la enfermedad. Una alta concentración de partículas de virus en una instalación de tratamiento dada indicaría que Covid-19 sigue siendo un problema en el área circundante. Esto podría informar a los funcionarios de salud pública sobre las medidas de distanciamiento para implementar y el tipo de precauciones que los trabajadores de la salud deben tomar.