14.6 C
Buenos Aires
sábado 26 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Los hashtags políticos hacen que los usuarios sean menos propensos a creer las noticias

Si eres conservador o liberal, lo más probable es que hayas encontrado un hashtag político en algún artículo, tuit, o historia personal compartida en Facebook. El hashtag es una etiqueta funcional ampliamente utilizada en motores de búsqueda y servicios de redes sociales que permite a las personas buscar contenido que se encuentra bajo determinada palabra o frase, seguido del signo #.

Popularizado por Twitter en 2009 en primer lugar, el uso de los hashtags se ha generalizado, y casi todos los mensajes políticos con la intención de atraer a una gran audiencia ahora están marcados con un hashtag pegadizo. Tomemos, por ejemplo, campañas electorales (#MAGA), movimientos sociales (#FreeHongKong), o llamados de apoyo u oposición a leyes (#LoveWins).

Junto con activistas y políticos, los medios de noticias también están usando hashtags políticos para aumentar el número de lectores, y contextualizar los informes en publicaciones breves y digeribles en las redes sociales. De acuerdo con Columbia Journalism Review, dicha práctica es una «buena manera de introducir una historia o perspectiva en el ciclo de noticias» y «una forma de descubrir lo que el público quiere discutir y sobre lo que quiere aprender». Pero… ¿es esto realmente cierto?

Para averiguarlo, un equipo de periodistas de The Conversation realizó un experimento online controlado con 1.979 personas. Probaron si las personas respondían de manera diferente a la presencia o ausencia de hashtags políticos, particularmente los #MeToo y #BlackLivesMatter más utilizados, en artículos de noticias publicados en Facebook por los principales medios de comunicación, como The New York Times y NPR.

El experimento demostró que los hashtags políticos no son una buena manera para que los medios de comunicación involucren a los lectores. De hecho, cuando la historia incluía un hashtag, las personas percibían que el tema de las noticias era menos importante, y estaban menos motivados para saber más sobre temas relacionados.

Algunos lectores también se inclinaron a ver las noticias con hashtags como más sesgadas políticamente. Esto fue especialmente cierto para los lectores más conservadores, que tenían más probabilidades de decir que una publicación de noticias era extremadamente partidaria cuando incluía un hashtag.

Del mismo modo, los hashtags también afectaron negativamente a los lectores liberales. Sin embargo, los lectores que se identificaron a sí mismos como «extremadamente liberales» no percibieron el contenido de las noticias de las redes sociales sobre cuestiones de género y raciales como partidistas, independientemente de la presencia del hashtag.

Asimismo, las personas que se identificaron como publicaciones políticamente moderadas percibieron que las publicaciones eran significativamente más partidistas cuando las publicaciones incluían hashtags. De hecho, en sus comentarios, los encuestados políticamente moderados que vieron publicaciones de noticias con hashtags sospecharon más sobre la credibilidad de las noticias y se centraron más en la política del hashtag.

Estos hallazgos muestran que los políticos, activistas, organizaciones de noticias y compañías tecnológicas no pueden dar por sentado las prácticas comunes de las redes sociales.

Incluso una práctica simple, como marcar un tema social con un hashtag pegadizo, puede dar la impresión al público de que el contenido etiquetado, incluso el contenido de noticias publicado por las principales compañías de noticias, es hiperpartidista o falso.

El uso de un hashtag puede atraer rápidamente la atención de la audiencia hacia problemas sociales apremiantes. Sin embargo, como muestra el estudio, tal impulso viral puede ser perjudicial para la discusión online sobre temas sociales urgentes a largo plazo.

“Si queremos construir y mantener debates saludables online, entonces debemos comenzar a cuestionarnos cómo tales prácticas influyen en la salud democrática de Internet”, concluye la investigación.

Vía

Contenido Premium

Lo último