11.3 C
Buenos Aires
lunes 28 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Fan de las antigüedades decora su hogar con 10.000 platos de porcelana

Nguien Van Truong se enamoró de las antigüedades de porcelana en 1986, un año después de ser dado de baja del ejército y regresar a su pueblo natal de Kieu Son, en la provincia vietnamita de Vinh Phuc.

El hombre se ganaba la vida como carpintero, y un día tuvo la oportunidad de pintar la mesa y sillas de un coleccionista de antigüedades local, que le presentó por primera vez la belleza de los platos de porcelana tradicionales. Quedó tan impresionado que decidió convertirse en coleccionista, y recorrió todas las provincias del norte de Vietnam en busca de objetos de porcelana tradicionales, y gastó todo su dinero tratando de adquirir la mayor cantidad posible.

La obsesión de Truong con la porcelana era difícil de aceptar, incluso por parte de su familia, especialmente porque se gastaba hasta el último dong que tenía en ella, y luego pedía prestado más a los vecinos, parientes y amigos. Viajó por el país, visitando todos los lugares donde escuchaba que la gente vendía platos de porcelana, y llevaba los objetos en su mochila durante semanas, a veces meses.

El plan original del hombre de 58 años era comprar la porcelana y luego venderla para obtener ganancias, pero después de ver el «desangramiento de antigüedades» en el extranjero, simplemente no pudo llevarlo a la práctica. Entonces, en lugar de vender los platos, los almacenó hasta que pensó qué hacer con ellos.

Nguien Van Truong dijo que temía que su colección fuera robada o rota si simplemente la guardaba en su casa. Incluso tuvo en cuenta su propia desaparición, y la probable venta de sus objetos de porcelana por parte de su familia, algo que no podía soportar. Entonces, para asegurarse de que su colección resistiera la prueba del tiempo, decidió incorporarla por completo a su hogar.

“Pensé que la única forma de proteger el legado de nuestros antepasados ​​era unirlos a las paredes de mi casa”, dijo Truong. Entonces, una noche, después de la cena, comenzó a mezclar un poco de cemento y unir algunos de los cuencos de porcelana de su colección a las paredes de su casa. Luego pasó a la cerca y la puerta, y luego al interior.

La casa de Truong ahora está cubierta con casi 10.000 platos de porcelana, cuencos y urnas, y las fotos de la original propiedad han estado circulando en las redes sociales. El coleccionista dice que, aunque hermosas, la mayoría de las piezas incorporadas a su hogar son relativamente baratas, si bien tiene algunas piezas que datan de los siglos XVII y XVIII.

Al coleccionista de porcelana vietnamita no le importa el valor financiero de sus platos, todo lo que quiere es preservar la cultura de su país. Para asegurarse de que su legado lo sobreviva, ya les ha dicho a sus hijos que no pueden vender o demoler la casa después de su fallecimiento.

Contenido Premium

Lo último