14.8 C
Buenos Aires
domingo 27 de septiembre de 2020
Periodismo . com

El increíble caso de la tienda donde hay que pagar para hacer la limpieza

Las empresas generalmente tienen que pagarle a alguien para que mantenga limpios sus espacios de trabajo, pero las tiendas de Sea Street, un popular centro de joyería en la capital de Sri Lanka, increíblemente cobran una tarifa para permitir que las personas limpien sus instalaciones.

Un periódico local presentó recientemente la triste historia de un adicto a la heroína de Colombo, en Sri Lanka, en un breve video documental que también incluía un segmento sobre un trabajo muy peculiar. Mavin, el protagonista de 47 años, se gana la vida limpiando los baños de las joyerías en Sea Street, un lugar al que se refiere como “la calle más preciosa de Sri Lanka”. Toda la calle está llena de tiendas de oro, diamantes y joyas, solo que no pagan a personas como Mavin por la limpieza, en realidad les exigen una tarifa…

Tener que pagarle a alguien para que limpie su propiedad parece ridículo, pero en este caso, tiene algo de sentido. Como explica Mavin, los orfebres que trabajan en estas joyerías inevitablemente desperdician pequeñas cantidades de oro, la mayor parte en forma de micropartículas. Debido a que sudan, la mayor parte de este “desperdicio” de oro se pega a sus cuerpos, así que cuando se bañan en la parte trasera de la tienda, todo este oro termina en el piso. Entonces, la gente paga una tarifa a la tienda por la oportunidad de quedarse con el poco oro que encuentran al limpiar los baños.

«Para limpiar un baño o inodoro en Sea Street, el limpiador debe pagar al propietario», dijo Mavin. “Cuando pago para limpiar, no sé cuánto oro recogeré. Es algo así como una rueda de la fortuna, es impredecible».

Después de fregar cuidadosamente el piso del baño de las partículas de polvo más finas, los limpiadores toman la suciedad y la lavan como los mineros de oro de antaño. La arena sobrante que puede contener partículas finas de oro se somete luego a tratamientos químicos, incluidos baños de ácido y bórax para disolver todos los residuos no deseados.

El día que se filmó el documental, Mavin logró recuperar una pepita de oro de 0,6 gramos, que estimó que podría venderse por 2.500 – 2.700 rupias (USD 13/14) en ese momento. Dijo que a veces gana menos, y otras veces más, pero que siempre ha obtenido ganancias haciendo este trabajo.

“Nunca he perdido nada, siempre he obtenido beneficios”, dijo Mavin. “Podría gastar una rupia y ganar 10 rupias con eso. Así que nunca he fallado en hacer este trabajo».

Contenido Premium

Lo último