27.1 C
Buenos Aires
martes 24 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

¿Puede el «periodismo lento» reconquistar a los que evitan las noticias?

Los movimientos lentos o slow existen principalmente para funcionar como contrapunto a la velocidad cada vez mayor que la tecnología parece haber traído a nuestras vidas.

No hace tanto que las noticias eran principalmente algo que se consumía una o dos veces al día: un periódico por la mañana, tal vez, y el noticiero por la noche. Sin embargo, los frecuentes zumbidos en el bolsillo dejan en claro lo lejos que estamos de esa era en una época de teléfonos móviles y conexión constante.

Como consecuencia, en la última década ha habido un movimiento a favor del periodismo slow: un paso atrás deliberado del ciclo informativo para consumir las noticias a un ritmo más lento pero más profundo. Parte de su argumento ha sido que el periodismo lento podría atraer a personas que de otro modo se han alejado del consumo de noticias, personas cuya respuesta al río interminable de titulares, ha sido evitar las noticias por completo.

Esta teoría es puesta a prueba en un nuevo artículo publicado por Kim Andersen, profesor de la Universidad del Sur de Dinamarca. Andersen se propone comprobar si, de hecho, el periodismo slow resulta más atractivo para aquellos que se sienten agotados por las noticias.

Andersen plantea en su informe que a las personas a las que les gusta consumir noticias… les gusta consumir noticias. No hay una contradicción necesaria entre escanear titulares en Twitter y sumergirse en un largo artículo del New Yorker, entre titulares de noticias de primera hora y una serie documental de 10 horas. Es más probable que los formatos de nicho como el periodismo lento se convierta en fuente complementario para las personas que ya tienen una dieta de noticias establecida, en lugar de una balsa salvavidas para las personas que de otro modo no consume contenidos informativos.

El estudio de Andersen utilizó el sitio danés de periodismo slow Zetland, que afirma ser el sitio para «daneses que prefieren tener conocimientos que noticias de última hora», y que es «un periódico digital que escribe sobre contextos en lugar de sensaciones». Zetland tiene alrededor de 14.000 suscriptores.

La filosofía de Zetland fue referida a un grupo de daneses, y luego se les ofreció una suscripción gratuita de dos meses. Si decían que sí, se les avisaba que se rastrearía la cantidad de historias que consumían en el sitio. Aproximadamente un tercio dijo que sí a la oferta; y aproximadamente la mitad de ellos realmente utilizaron su membresía para iniciar sesión en el sitio. Todos fueron encuestados antes y después del período de muestreo.

De las más de 2.000 personas de la muestra, sólo 180 aceptaron y luego utilizaron su suscripción gratuita a Zetland. Aproximadamente una cuarta parte de ellos consumieron solo 1 o 2 artículos durante los dos meses, pero el promedio en el grupo fue de aproximadamente 11 artículos.

Las encuestas incluyeron elementos que preguntaban cómo y con qué frecuencia las personas consumen noticias, así como cuánto experimentan la fatiga de las noticias. (ejemplo: «Me siento abrumado por la cantidad de noticias disponibles», «Me siento agotado por demasiadas noticias», «Estoy cansado de las noticias llenas de negatividad»). Andersen quería ver si la fatiga o el uso de las noticias afectaban lentamente el consumo, así como cómo el consumo lento de noticias afectó la fatiga o el uso de noticias.

Los resultados: las personas que sentían más fatiga por las noticias eran menos propensas a utilizar las noticias lentas de Zetland. Pero las personas que ya estaban consumiendo más noticias de forma regular, tenían más probabilidades de utilizar su suscripción de Zetland.

En otras palabras, Zetland resultaba más atractivo para las personas que ya consumían muchas noticias, que para las que no. Y resultaba menos atractivo para las personas que se sentían muy fatigadas por las noticias, que para las que no.

Lo cual tiene mucho sentido. Las personas que ya consumen muchas noticias probablemente sean personas que disfrutan recibir muchas noticias, y es más probable que estén interesadas en probar una nueva fuente. Y las personas que se sienten abrumadas por la avalancha de titulares probablemente no sean candidatos a convertirse en grandes consumidores de algo nuevo. Pero los hallazgos de Andersen van en contra de uno de los argumentos más fuertes del periodismo lento: que podría atraer nuevos y diferentes tipos de audiencias que otras fuentes de noticias más rápidas.

Vía

Contenido Premium

Lo último