31.6 C
Buenos Aires
domingo 29 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

El buen periodismo comienza con la curiosidad

¿Los buenos periodistas nacen o se hacen? ¿Se puede enseñar la curiosidad que poseen los buenos periodistas? ¿La persistencia de los mejores informes? ¿La creatividad de las historias más convincentes? Algunos periodistas afirman que no se puede, que esas cualidades son ‘innatas’ o que no se pueden transmitir.

Pensando en estas cualidades, cuáles podrían ser, cómo las enseñan los educadores y cómo podrían desarrollarse en estudiantes y aprendices de periodismo de manera más explícita el blog Online Journalism publicó una serie de consejos que exploran 7 cualidades que a menudo atribuimos al mejor periodismo, e identifican las formas en que esos hábitos pueden desarrollarse.

Las 7 cualidades son:

  • Curiosidad (incluida la imaginación)
  • Escepticismo
  • Persistencia / Tenacidad
  • Empatía
  • Creatividad
  • Disciplina
  • Pasión

Los primeros 4 hábitos se relacionan principalmente con la recopilación de noticias: son cualidades que ayudan a los periodistas a ver historias donde otros no las ven, a tener éxito en obtener la información necesaria para reportarlas, y a tratar esa información de manera adecuada.

Los otros 3 hábitos se relacionan más con la comunicación de las historias resultantes: asegurarse que la historia correcta se cuente de la manera o formas más efectivas.

Y ningún hábito existe de forma aislada: desde la empatía que templa la tenacidad, hasta la disciplina y la creatividad que se complementan entre sí, estos hábitos deben enseñarse no solo de forma aislada, sino en su relación entre sí.

Entonces, ¿Qué hay de la cualidad más importante para cualquier aspirante a periodista: la curiosidad? ¿Por qué el buen periodismo comienza con la curiosidad (e imaginación)?

Uno de los mayores atractivos del periodismo, el hecho de que se pueda estar informando sobre una cosa hoy y otra completamente diferente mañana, también suele ser la fuente de la queja más común de los aspirantes a periodistas: que un tema no es interesante.

La queja es síntoma de malos hábitos: síntoma, en concreto, de falta de curiosidad.

El buen periodismo comienza con la curiosidad: el deseo de aprender sobre el mundo, de hacer preguntas sobre cómo funciona. También es el resultado de un intento de imaginar cuáles podrían ser los resultados.

 

¿Por qué el buen periodismo es fruto de la curiosidad?

El periodismo puede clasificarse en dos categorías amplias: historias que reaccionan a los eventos; e historias que revelan o destacan de manera proactiva las cosas que necesitamos saber.

La segunda categoría de historias tiene su semilla en la curiosidad: el periodismo proactivo no puede existir sin curiosidad; comienza con una pregunta: “¿Qué pasa con los deportistas después de que se jubilan?”; “¿En qué está gastando su dinero el consejo?”; “¿Por qué no tenemos una cura para el cáncer?»

Pero los informes reactivos también serían mucho más pobres si no tuviéramos curiosidad. Tomemos una historia estándar: un accidente automovilístico. Podría comenzar con una declaración de la policía local de que un automóvil se estrelló en una carretera en particular a las 11.15 p.m. y el conductor ha sido arrestado.

Un reportero indiferente podría simplemente publicar esos hechos y nada más. Hay un término para este proceso: churnalismo: periodismo que no agrega nada, no cuestiona nada, y simplemente vuelve a publicar la información que se ha proporcionado de una fuente.

Sin embargo, un reportero curioso querría saber más:

  • ¿Qué tipo de coche era?
  • ¿Cómo se estrelló? ¿Se salió de la carretera, fue una colisión con otro automóvil o con algún otro obstáculo?
  • ¿Por qué se estrelló? ¿Se quedó dormido el conductor? ¿Estaba distraído? ¿Estaba bajo la influencia del alcohol u otra sustancia? ¿Fue culpa de otra persona? ¿Un problema con la carretera?
  • ¿Quién estaba en el auto? ¿Estaba solo el conductor?
  • ¿Hubo alguien más involucrado, ya sea como participantes o testigos?
  • ¿Está herido el conductor? ¿Alguien más?
  • ¿Por qué han arrestado al conductor?
  • ¿Ha sido acusado? ¿Liberado? ¿Cuándo tendrá que decidir la policía de una forma u otra?
  • ¿Es raro o común que ocurran accidentes en esta carretera?
  • ¿En qué parte del camino tuvo lugar?

 

La curiosidad y la entrevista

La curiosidad no solo tiene un papel en los informes de noticias: las buenas entrevistas también suelen tener su origen en la curiosidad.

Esto ocurre de dos formas: en primer lugar, en la selección del entrevistado. La curiosidad puede llevar a hacer preguntas que lleven a tener buenas ideas para los entrevistados.

En segundo lugar, la curiosidad juega un papel clave en la formación de grandes preguntas y entrevistas en audio o video que atraen a la audiencia. Como escribe Srinivas Rao en El arte de la entrevista de podcast: lo que he aprendido de 700 episodios:

“Cuando tu curiosidad por otra persona es genuina, es mucho más fácil hacer preguntas interesantes y provocativas. Pero si finges sentir curiosidad por otra persona debido a su status percibido, tus preguntas siempre se verán forzadas y enlatadas. La persona a la que trato de entretener más con mis entrevistas soy yo. El resultado de eso para nosotros es una lista de invitados que van desde ladrones de bancos hasta multimillonarios».

 

Métodos para desarrollar la curiosidad

El enfoque de las ‘5 Ws y una H’ es un método para desarrollar el hábito de la curiosidad. Los periodistas que se inician en sus carreras enumerarán estas preguntas y tratarán de responderlas en sus informes. Los periodistas más experimentados podrían hacerlo sin pensar: para ellos se ha convertido en un hábito.

Pero también hay otros métodos: considera el papel de la imaginación en el proceso anterior. La policía ha proporcionado muy poca información, pero ya estamos imaginando partes de la historia como resultado. Podríamos, por ejemplo, estar ya imaginando que el conductor estaba borracho. ¿Por qué? Porque la policía ha detenido al conductor: suponemos (imaginamos) que esto significa que creen que el conductor ha infringido una ley. Además, imaginamos que la ley más probable en este contexto será la relativa a la conducción en estado de ebriedad.

Leer estas pistas es útil e importante: ayuda a desencadenar las preguntas que podríamos hacer, pero también puede ser peligroso y limitante. No porque la imaginación sea mala, sino por la falta de imaginación.

Considera las siguientes otras explicaciones de por qué el conductor ha sido arrestado:

  • Estaba bajo los efectos de las drogas, no de la bebida.
  • No llevaba cinturón de seguridad
  • El coche no era apto para la carretera
  • Agredió a los oficiales
  • Lo buscaban por otro crimen no relacionado

Aquí hay otro fallo de imaginación que deberías haber detectado: las explicaciones sobre todo usaban la palabra «él». ¿Dónde dijo la policía que esta persona era un hombre? En ninguna parte.

Cuanta más información se proporcione, más tendrá que trabajar nuestra imaginación, pero también será más estrecho y limitado su alcance.

Una marca particular de automóvil podría llevarnos a hacer más suposiciones sobre los eventos. ¿Y si el coche fuera un Porsche negro? ¿Un auto familiar marrón? ¿Un Volkswagen Beetle rosa? ¿Un VW Golf blanco?

La curiosidad y la imaginación nos ayudan a comenzar a hacer preguntas, pero hay un hábito adicional que debemos desarrollar al escuchar las respuestas.

Vía

Contenido Premium

Lo último