domingo 5 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Un spray que convierte objetos 3D en pantallas interactivas

¿Cansado de la misma vieja pantalla táctil de forma rectangular? Un equipo de la Universidad de Bristol ha desarrollado una forma de rociar una pantalla interactiva en casi cualquier forma.

El equipo se inspiró en el trabajo de los artistas de graffiti para desarrollar la técnica, que crea exhibiciones en una amplia variedad de superficies.

La técnica ProtoSpray funciona mediante el uso de una combinación novedosa de electrónica pulverizable e impresión 3D. Los objetos se imprimen en 3D con plástico conductor y luego se rocían con pintura electroluminiscente.

El director del proyecto, Ollie Hanton, afirma que el proceso debería permitir a las personas construir objetos interactivos de cualquier forma, «incluso si no tienen experiencia en estos materiales».

El proceso ProtoSpray se desarrolló en colaboración con el MIT Media Lab y fue publicado en un artículo de la revista Hanton, presentado en la Conferencia ACM sobre factores humanos en sistemas informáticos, considerada la conferencia académica más prestigiosa en el campo de la interacción humano-computadora.

Según Hanton, el trabajo de su equipo lleva la impresión 3D un paso más allá, imprimiendo “no solo plástico sino también otros materiales que son esenciales para la creación de pantallas. Mediante la impresión 3D de plásticos y la pulverización de materiales que se iluminan cuando se aplica electricidad, podemos ayudar a los fabricantes a producir objetos de todas las formas que puedan mostrar información y detectar el tacto».

Hanton ha descrito la visión de su equipo como hacer, «la pantalla / exhibición un medio expresivo fundamental de la misma forma en que la gente utiliza actualmente tinta, pintura o arcilla». El proceso también podría abrir el potencial para que los fabricantes, aficionados e investigadores desarrollen una gama más amplia de objetos interactivos en diferentes formas.

Cuando se combina con la tecnología de Internet de las cosas, la técnica podría brindar interactividad a casi cualquier objeto de manera más fácil y económica de lo que se imagina actualmente. Según la Dra. Anne Roudaut, profesora asociada de Interacción Hombre-Computadora en la Universidad de Bristol, quien supervisó la investigación, el siguiente paso es desarrollar una máquina que pueda imprimir en 3D y rociar ProtoSpray.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último