25.9 C
Buenos Aires
jueves 4 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

Una impresora 3D de alimentos que reproduce platos con ingredientes frescos

Imagina poder imprimir alimentos en casi cualquier forma que desees. Ese futuro ha llegado, con Foodini, una impresora de alimentos 3D desarrollada por Natural Machines con sede en Barcelona. La impresora permite a los chefs domésticos y profesionales imprimir platos creativos que serían imposibles de hacer a mano.

Foodini imprime utilizando cápsulas de “tinta” que pueden rellenarse con una variedad de ingredientes. La impresora viene con una aplicación con diseños precargados, y puede actualizarse con más diseños, o los usuarios pueden desarrollar los suyos propios.

Los usuarios preparan los ingredientes, llenan la cápsula, y Foodini imprime los diseños. A diferencia de otras impresoras de alimentos, Foodini no se basa en cápsulas precargadas, lo que significa que los cocineros pueden utilizar ingredientes frescos.

El dispositivo se puede utilizar para imprimir platos como ravioles, pizza, hamburguesas, galletas saladas, galletas e incluso elaborados jarrones de chocolate. Quizás su uso más común sea para imprimir decoraciones de platos comestibles. El tiempo de impresión por plato varía en función de su complejidad, la comida más simple tarda un par de minutos en imprimirse, y las esculturas de chocolate más intrincadas alrededor de 20 minutos.

Si bien Foodini se usa actualmente principalmente en cocinas profesionales, sus creadores imaginan un día en sea un electrodoméstico más en las mesadas de muchos hogares. Lynette Kucsma, cofundadora y CMO de Natural Machines dice: “Creemos que en 10 a 15 años, las impresoras 3D de alimentos se convertirán en un electrodoméstico de cocina común en las cocinas domésticas y profesionales, de manera similar a cómo un horno o un microondas son electrodomésticos comunes en las cocinas hoy. La impresora permitiría a las personas convertirse en fabricantes de alimentos».

Por supuesto, la máquina solo puede imprimir utilizando materiales que tengan la consistencia adecuada para la extrusión. En cocinas profesionales, su uso principal puede ser agregar atractivo visual y creatividad a los platos.

Sin embargo, también es fácil imaginar un futuro en el que Foodini se utilice, por ejemplo, en las tiendas como una mini planta de fabricación, para imprimir bocadillos o incluso comidas completas bajo demanda, en la elección de sabores e ingredientes del cliente. O para imprimir comidas con requisitos nutricionales muy específicos.

Contenido Premium

Lo último