21.6 C
Buenos Aires
lunes 18 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

En estas cenas, hablar de la muerte con extraños no es tabú

Hablar sobre el dolor y la pérdida de un ser querido no suele ser una conversación habitual durante la cena. Muchas personas, incluso aquellas que luchan por sobrellevar la pérdida, evitarán hablar de temas tan pesados, especialmente durante la comida. Pero ahora existe un nuevo espacio donde el duelo no es un tema tabú.

The Dinner Party es una ONG que organiza cenas específicamente diseñadas para que los jóvenes de entre 20 y 30 que han experimentado la pérdida de un ser significativo, hablen sobre sus experiencias.

La organización comenzó hace ocho años en Los Ángeles, cuando sus cofundadores Lennon Flowers y Carla Fernández (quienes habían perdido a su padre a causa del cáncer), organizaron una cena informal para amigos que también habían experimentado la pérdida de sus padres. Se corrió la voz y la gente empezó a preguntarse cómo organizar cenas similares.

Se trata de un refugio que ofrece un confort especial a quienes transitan un duelo durante las vacaciones o fechas importantes, cuando las fiestas se llenan de charlas superficiales y las redes sociales están inundadas de idílicos Instagram.

Las reuniones no están destinadas a ofrecer apoyo profesional para el duelo, sino a unir a los adultos jóvenes con otras personas para que puedan relacionarse.

The Dinner Party fue citado en un estudio reciente de la Harvard Divinity School como un ejemplo de cómo los millennials se están reuniendo de nuevas formas que son casi religiosas. Sus creadores creen que los adultos jóvenes están ansiosos por crear sus propias comunidades para ayudarles a encontrar sentido a sus vidas.

“Queremos cambiar la conversación cultural en torno a la muerte y la pérdida e invitar a más personas a hablar sobre esta parte de su vida. También queremos desacreditar algunos de los mitos sobre el dolor que impiden que la gente hable de él», dice Flowers.

La organización asigna 10 o 12 personas a cada mesa. No hay restricciones sobre qué comida se lleva, solo por parte del anfitrión. La cena es una comida compartida, donde el anfitrión prepara el plato principal y luego se invita a todos los demás a traer una guarnición.

En la actualidad, hay miles de Dinner Party activos en más de 90 ciudades en todo el mundo, que ayudan a los jóvenes a compartir su dolor y sentirse apoyados.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último