domingo 27 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

¿Cómo encontrar nuevas ideas para un periodismo más creativo?

Muchas veces, a la hora de pensar sobre qué tema escribir, los periodistas son extremadamente racionales. En ocasiones, esto puede limitar la creatividad. Pero hay técnicas para estimularla.

Si vieras un elefante caminando por la calle, ¿qué querrías saber? ¿qué le preguntarías? Este es un ejercicio de Ellie Levenson, periodista independiente, autora y profesora del Goldsmiths College, en la Universidad de Londres. Dirige un taller de generación de ideas individualizado con Journalism.co.uk al que acudimos.

Los periodistas son gente muy curiosa. Pueden empezar a preguntarse: ¿de dónde viene el elefante? ¿se ha escapado de un zoo? ¿es la mascota de alguien? ¿se pueden tener elefantes como mascotas? ¿quién decide qué mascotas podemos tener y cuáles no? ¿existen leyes al respecto? Si es así, ¿cuándo fue la última vez que se actualizaron estas leyes?

O aquí hay una línea de pensamiento diferente: ¿a dónde va el elefante? ¿cuál es el protocolo de primera línea para detener a un animal que deambula por la ciudad? ¿qué incidentes importantes ha tenido esta ciudad con animales errantes? ¿necesitan los zoológicos una forma particular de seguro o póliza contra esta posibilidad?

Como se ve, comenzamos con una pregunta bastante alocada, pero terminamos haciendo preguntas sobre leyes y regulaciones, que tranquilamente son objeto de una nota. La curiosidad es simplemente permitir que las preguntas te lleven por diferentes caminos, y no preocuparse por hacer una pregunta estúpida.

«Abraza la madriguera del conejo», dice Levenson. Como sucede en los brainstormings, no todas las ideas serán ganadoras, pero la regla general de Levenson es que sólo se necesita una de cada 20 para que sean ideas de oro. No es una estadística real, por cierto.

No todas las pistas de nuestras historias serán tan obvias como un elefante caminando por la calle. Muchas veces están ocultas en nuestras actividades cotidianas, en nuestras conversaciones y en el consumo de medios de comunicación.

Un tema relacionado a esto es el «estrés creativo» en LinkedIn, un tipo particular de estrés provocado por la carga de tener que generar constantemente ideas nuevas e interesantes.

Muchos periodistas habrán experimentado esa sensación de apuro antes de una reunión editorial o de una entrevista de trabajo, tratando de idear algo para presentar y escribir.

Entonces, ¿cómo se manifiesta el estrés creativo de forma diferente a otros tipos de estrés? ¿cuáles son los métodos de afrontamiento específicos para las distintas formas de estrés? ¿cuándo el estrés se convierte en algo excesivo y se rompe? ¿podemos absorber diferentes cantidades de diferentes tipos de estrés? Cuando empiezas a preguntarte, se te ocurren ideas de historias para explorar.

Una o dos preguntas suelen ser suficientes para un artículo. Puede ser tentador intentar abarcarlo todo, pero un enfoque más limitado crea un artículo más claro. Siempre se puede volver a las preguntas sin respuesta más adelante.

Levenson ofrece una fórmula: una idea de artículo = tema + ángulo + audiencia (y a veces, pero no siempre, un gancho informativo).

Imagínese una máquina tragamonedas de casino con tres carretes: tema, ángulo y audiencia. Se puede desarrollar una historia nueva simplemente haciendo girar una de ellas.

Cambia el tema: ¿quién más está haciendo esto?

Cambia el ángulo: ¿qué más hace el sujeto? ¿cómo podría hacerlo de forma diferente?

Cambia el público: ¿qué querría saber otro tipo de lector (más joven, más viejo, urbano, experto, profano, etc.)?

Puedes llegar a un callejón sin salida, pero así también puedes producir varias historias a partir de una sola pista.

La audiencia es lo primero
Esto funciona bien cuando se observa el trabajo de los competidores y se da un nuevo giro a su historia. También es conveniente volver a las mejores historias, por lo que hay que llevar un registro de las más destacadas. Los portafolios son una buena idea.

El verdadero movimiento de poder es cuando puedes elaborar una lista de perfiles de lectores y escribir para diferentes audiencias. Por ejemplo, ¿cómo afecta esta historia a personas de diferentes profesiones, niveles de ingresos, grupos de edad u orientaciones sexuales?

Pero aquí hay una trampa: los periodistas suelen centrarse en lo que les divierte o les atrae. No escribas para ti o para tu editor. Piensa en el impacto de las historias en tu audiencia y mantén tu ego bajo control. De lo contrario, se genera un periodismo endogámico que habla siempre de lo mismo.

Preséntanos una historia
A la hora de redactar una propuesta, toma algo que haya escrito una publicación o un competidor -especialmente algo que haya tenido éxito en las redes sociales- y modifica el tema, el ángulo o el público al que va dirigido.

Si quieres adentrarte en un nuevo ámbito informativo, dedica un tiempo a leer sobre él y anota todos los términos que te pierdan. Es posible que acabes con más preguntas que respuestas, así que intenta empezar poco a poco y trabajar hasta que sientas que puedes mantener una conversación sobre un puñado de temas clave.

Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último