Soluciones

Transforman contenedores en módulos de cuidados intensivos encastrables

Un equipo internacional de expertos comandados por el arquitecto italiano Carlo Ratti, desarrollaron CURA (Unidades conectadas para enfermedades respiratorias), una serie de cápsulas de cuidados intensivos encastrables para la pandemia de COVID-19.

CURA es una solución lista para usar, y consiste en unidades de montaje rápido, fáciles de mover y seguras. Gracias a la biocontención con presión negativa, los contenedores intermodales de 20 pies son una sala de aislamiento segura, cada uno con todo el equipo médico necesario para dos pacientes de cuidados intensivos COVID-19, incluidos ventiladores y soportes de líquidos intravenosos. De hecho, cada cápsula compacta para pacientes con infecciones respiratorias puede funcionar de forma autónoma.

Por otro lado, los módulos se pueden interconectar con una estructura inflable, creando diferentes configuraciones. En realidad, «algunas cápsulas pueden colocarse cerca de un hospital para expandir la capacidad de la UCI, mientras que otras podrían usarse para crear hospitales de campaña independientes de diferentes tamaños». CURA puede generar un sistema fácil de implementar, que puede implementarse de inmediato en todo el mundo, respondiendo rápidamente a la escasez de espacio en la UCI en los hospitales y la propagación de la enfermedad. Con el objetivo de generar más UCI, a medida que evoluciona la pandemia, CURA «sigue los estándares para los hospitales COVID-19 emitidos por las autoridades chinas, mientras acelera la ejecución».

El proyecto cuenta con el apoyo del Foro Económico Mundial: la Plataforma de Acción COVID-19 y la Plataforma de Ciudades, Infraestructura y Servicios Urbanos y su primera unidad, actualmente en construcción, está patrocinada por UniCredit.