China inició la crisis del coronavirus. Ahora se está ganando al mundo con toneladas de ayuda

Durante un breve periodo de tiempo, incauto visto en perspectiva, la crisis del coronavirus fue una crisis china. Wuhan había cerrado. Sesenta millones de personas habían quedado confinadas en Hubei. La mitad del país afrontaba graves restricciones de movimiento. Es un tiempo pasado. Ayer China pasó el primer día desde el inicio de la epidemia sin un sólo nuevo contagio. Su imagen internacional ha cambiado.

Ya no es el país del coronavirus. Es el país que mejor aprendió la lección de Wuhan y que marcó, probablemente sin saberlo, la pauta a seguir por todos los demás. Una pauta en la que Europa o Estados Unidos han fracasado.