¿Cómo el cambio climático ha impulsado a la izquierda?

El calentamiento global podría otorgar a los socialistas cotas de poder sin precedentes y exponer sus contradicciones más profundas

La emergencia climática está agitando el escenario político en todo el mundo, a medida que el espíritu de un nuevo “ambientalismo radical” insufla energía a las izquierdas. En particular, tanto la izquierda encarnada por el Partido Demócrata en los Estados Unidos, como la del Partido Laborista en el Reino Unido, se han involucrado en los programas englobados bajo el nombre de “Green New Deal”. En toda Europa, los Verdes ahora rivalizan con las derechas populistas en el terreno de las políticas energéticas.


Para el movimiento ambientalista consolidado, este aumento de protagonismo se ha experimentado como una especie de shock. El movimiento verde originario, gestado en los años 60 y 70, siempre había mostrado una gran radicalidad en su agenda social y económica. Sin embargo, durante los 90 y 2000, el llamado “Big Green” se generalizó. Cuando se hablaba de cambio climático, la regulación y la inversión estatales habían pasado de moda. En cambio, las soluciones basadas en el mercado, centradas en el comercio de emisiones y en el pago del precio del carbono, estuvieron a la orden del día. Las negociaciones climáticas mundiales se convirtieron en un gigantesco roadshow diplomático.